centro de computo

Los servicios de tecnologías de información están cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana. A diferencia de algunos años atrás, hoy los servicios de tecnologías de información no solo radican en el “Data Center” de una organización. La gama de servicios puede ser muy variada y radicar en cualquier parte del mundo.

Lo interesante es que no importa dónde radiquen, esos servicios están sujetos a un ciclo de vida que tiene que ser administrado. Típicamente el área de tecnologías de información de una organización define la “Estrategia” de un servicio en particular, antes de liberarlo a sus usuarios. Se deciden los objetivos que en términos de negocio tiene la organización y como el servicio en cuestión habrá coadyuvar al logro de ese objetivo, se evalúan las plataformas existentes y se sondean los diferentes esquemas de inversión y relación costo beneficio.

En la segunda etapa de este ciclo de vida, el servicio se “Diseña”, se hacen las consideraciones tecnológicas y las adecuaciones necesarias a la infraestructura. También en esta etapa se hacen las consideraciones de capacitación técnica necesaria para el personal que habrá de operar el servicio.

En la tercera etapa el servicio se “Opera” es decir; se hace disponible para el usuario y los clientes de la organización. En esta etapa el “soporte” es fundamental, la adecuada administración de la infraestructura y el software que sustenta el servicio se vuelven fundamentales en la disponibilidad del servicio.

La cuarta fase o etapa es la “Transición” del servicio. En ella se evalúa la pertinencia del servicio vs. los objetivos organizaciones. Si se decide que el servicio debe continuar, comúnmente este se “migra” a una plataforma más moderna y eficiente. Se valoran las adecuaciones necesarias o se toma de la decisión de “descontinuar” el servicio, típicamente porque ya no agrega valor o ya no impacta de manera positiva en el logro de los objetivos de la organización.

La última etapa, en realidad, está presente en todas las anteriores. La “Mejora Continua” tiene cabida en cada etapa del ciclo de vida y un área de tecnologías de información continuamente debería cuestionarse si los servicios que ofrece en verdad cumplen la misión para los que fueron concebidos y proponer maneras de hacerlos siempre más eficientes.

En el mundo de las tecnologías de información a la administración de este ciclo se le conoce como “Servicios Administrados de Tecnologías de Información” y es la práctica más reconocida en la industria.