En el marco de las proyecciones en nuestro foro de Ambulante, gira de documentales 2014, compartimos estas breves reseñas escritas por Christian Moreno Pineda, estudiante de Filosofía y prestador de Servicio Social de Capilla del Arte UDLAP.
Luego de leer esta información y las opiniones de Christian, los esperamos en las funciones que aún quedan esta semana en Capilla del Arte UDLAP – 2 Norte 6, Centro de Puebla. La entrada es libre, el cupo está limitado a 100 lugares por función.

Fifi aúlla de felicidad – Martes 25 de febrero, 19 h

FOTOGRAFÍA
Mitra Farahani
EDICIÓN
Yannick Kergoat, Suzana Pedro, Pershang Shafigh
SONIDO
Amirhossein Ghassemi
PRODUCCIÓN
Marjaneh Moghimi, Fereydoun Firouz
COMPAÑÍAS PRODUCTORAS
Butimar Productions
Clasificación B

Este filme dirigido por la cineasta iraní Mitra Farahani, retrata los dos últimos meses de vida del considerado por muchos “más importante artista del siglo XX en Irán”, Bahman Mohasses. En la película presenciamos cómo una serie de acontecimientos llevan a Mohasses a preparar lo que resultara ser su última obra. La vida y trayecto creativo del artista están fuertemente determinados por las movilizaciones políticas de su país. Aun cuando éste no se interesó nunca en participar activamente con alguna de las partes involucradas, es afectado de tal forma que, una vez iniciada la revolución que instauraría la república islámica en Irán en 1979, Mohasses se autoimpone un exilio de casi 30 años, lo cual devino en su prematuro eclipse dentro del medio artístico, pasando de ser un reconocido artista -comisionado del rey-, a un incómodo personaje para el nuevo régimen y para la mayoría de la juventud, un fantasma; razón por la que se refiriere a sí mismo como especie de “Juan Bautista perdido solo en el desierto”.

Esparcidos por todo el film, aparecen fragmentos del pensamiento del artista, que al final constituyen una unidad; sus ideas acerca del exilio, su vida íntima y el arte en general, encuentran líneas que las relacionan y distribuyen; ruina, descomposición y destrucción. Durante su último viaje a Irán, Mohasses destruyó casi todo su trabajo, llevando consigo sólo unas cuantas esculturas y a Fifi, una de sus primeras y más importantes pinturas. La destrucción es verdaderamente inherente a su obra, dejando perfectamente clara la intención de no querer dejar ningún tipo de legado, Mohasses nunca trabajó para la posteridad.

Cierto es que Fifi aúlla de felicidad, se correspondía con la visión del tiempo que Luchino Visconti imprime en El Gatopardo -y Mitra Farahani supo advertirlo, al final podemos utilizar una frase de Don Fabrizio Corbera, Príncipe de Salina en una de las secuencias finales, para decir lo que Mohasses pensaba. “Nosotros somos leopardos y leones, quienes tomarán nuestro lugar serán hienas y chacales. Pero los leones, leopardos y ovejas seguiremos considerándonos como la sal de la tierra».

clip_image002[1]

Fotogramas del documental. Cortesía de Ambulante.

clip_image004[1]

Fotogramas del documental. Cortesía de Ambulante.

La poética de lo invisible: Una conversación con Lois Patiño y Garbiñe Ortega – Miércoles 26 de febero, 18 h

Plática y proyección

Lo invisible existe y es real, aunque nuestros ojos se empeñen en no ver. La búsqueda de lo imperceptible para la mirada es casi un acto de fe que no pocos artistas, es más, podemos asegurar que todos, han investigado a lo largo de la historia. Y Lois Patiño es uno de ellos. Sus trabajos contemplativos, que emulan pinturas en movimiento, van de la abstracción a lo figurativo y viceversa, para hacer visible el devenir de las cosas y así extender nuestra percepción del mundo.

Las películas de Lois han sido mostradas en festivales tan prestigiosos como Locarno, Bafici y próximamente en Ficunam. Esta ocasión en Ambulante, además de disfrutar del cortometraje Montaña en sombra, en una sesión doble tendremos la oportunidad no sólo de conocer su obra en profundidad sino también, las pasiones e inspiraciones que conforman su universo personal y artístico. La sesión incluye una conversación entre Lois Patiño y la curadora independiente Garbiñe Ortega quien trabaja de manera itinerante entre Europa y Estados Unidos. Actualmente imparte talleres de curaduría en cine en la Filmoteca de la UNAM y es profesora de Aulas de cine en la UPV. El programa incluye dos de los trabajos del artista. Cierren los ojos y vean.

Que arda el fuego – Jueves 27 de febrero, 19 h

EDICIÓN
Nels Bangerter
SONIDO
Cheryl Ottenritter, Richard Shapiro
PRODUCCIÓN
Jason Osder
Clasificación: B

La actitud más conservadora -que las más de la veces resulta ser la más intolerante- en la vida política moderna, puede ser definida según una vieja fórmula: Omins determinatio est negatio, nos decía un filosofo neerlandés a mediados del siglo XVII; que en este preciso sentido, no señala más que, toda nación o grupo social se unifica per negationem de un “otro” antagónico, es decir, por la exclusión de un “otro” distinto o extraño. No resulta difícil entender este principio si se piensa en las figuras clásicas del extranjero o el exiliado. Y si bien la política actual asume la inclusión y el respeto de las diferencia como una exigencia, no podemos ni debemos pasar por alto los crímenes y actos de violencia a los que la intolerancia y el miedo pueden conducir.

Let The Fire Burn reconstruye a detalle los hechos ocurridos en el enfrentamiento armado entre el gobierno de la ciudad de Filadelfia y la organización MOVE, que el día 13 de mayo de 1985, culmina las tensiones acumuladas por más de una década. A partir de una composición en paralelo entre fuentes mediáticas, video-archivos y grabaciones de la polémica audiencia realizada pocos meses después del incidente por un comité de investigación, el director Jason Osder enfatiza cómo las decisiones tomadas ese día por la policía de Filadelfia, respondían a un evidente acto de venganza personal. Desde la descarga de 10 mil rondas de munición hacia una casa, en la que se sabía, había niños y adultos atrincherados; hasta la orden de arrojar explosivos sobre el techo, que más tarde desembocaría en un incendio que ni policías, ni bomberos intentarían detener. El deliberado acto de violencia resultó en la muerte de 11 miembros de MOVE, además de la destrucción de 60 casas vecinas.

Sin duda el documental hace sensible un problema, pero éste es menos, como el comité de investigación concluyó, que los líderes de la ciudad y las fuerzas del orden habían actuado con negligencia y que a pasar de ello, no se presentaron cargos penales. El punto importante es cómo la organización MOVE -que originalmente se estableció bajo los principios del respeto y empatía con todas las formas de vida-, comenzó a llamar la atención a tal punto, que poco a poco se convirtieron en ese indeseable “otro” extraño, para su comunidad y para la policía por igual.

clip_image006[1]

El director, Jason Osder. Foto cortesía de Ambulante.

clip_image008[1]

Fotograma del documental. Foto cortesía de Ambulante.