1

La clonación y uso ilegal de nuestros datos de tarjeta de crédito y débito es un tema cada vez más habitual a medida que la tecnología avanza. Cuando hablamos de productos y servicios financieros, la clonación de tarjetas de crédito o débito equivale a la emisión o copia de un nuevo plástico con las atribuciones del plástico original, pero sin la autorización del legítimo tarjetahabiente.

4038865894_b3d3406d68

Debes saber que hay varias formas de robar los datos en tus tarjetas de crédito o débito: modificando los cajeros automáticos bancarios (colocando cámaras en las pantallas del cajero y dispositivos en las ranuras donde introduces al tarjeta); modificando terminales bancarias y cajas de cobro de tiendas, hackeo de cuentas de internet y la copia de los datos a través de una computadora al cobrársete un producto o servicio, por lo que debes aprender a reconocer las señales de peligro de clonación.

En la UDLAP nosotros hacemos lo posible por brindar seguridad en nuestros servicios, sin embargo, queremos que estés igual de seguro fuera de nuestras instalaciones. ¡No te alarmes! Protegerse en contra de la clonación de datos es muy sencillo, sólo necesitas tomar algunas precauciones para que no pases por la situación de tener que reclamar a tu banco por cargos de compras que no hiciste. Aquí van los consejos:

En compras o establecimientos

6917317817_14f467092d

  • Nunca pierdas de vista a tu tarjeta; pide que traigan la terminal (TVP) para que puedas ver cómo se hace el cargo o asiste personalmente a la caja.
  • Fíjate en el tiempo que retienen tu tarjeta. Tres minutos aproximadamente son suficientes para realizar la transacción.
  • Puede ser incómodo, pero te recomendamos observar las manos del empleado y cómo manipula tu tarjeta en todo momento.
  • Evita que deslicen tu tarjeta en la máquina varias veces, con una debe ser suficiente; menos aún que la pasen por diferentes lectores o por aparatos distintos a las terminales bancarias, esto puede brindar la oportunidad de copiar tu tarjeta. Esto es sólo si tu tarjeta no es de chip, puesto que estas tarjetas ya no se deslizan.
  • Por ningún motivo dejes que el cobrador introduzca los datos de tu tarjeta y/o identificación en su sistema.
  • No introduzcas tu contraseña a la hora de pagar, puede parecer obvio pero esto pasa con más frecuencia de la que se cree.

En un cajero automático

WP_20140306_007

  • Trata de hacer uso de cajeros automáticos que se encuentren dentro de establecimientos confiables y con vigilancia (como el de la Uni J).
  • Cubre con tu mano el teclado del cajero a la hora de introducir tu NIP (contraseña)
  • Nunca pidas o aceptes ayuda de extraños al usar un cajero automático
  • Retira tu tarjeta y guarda cualquier comprobante o recibo que la máquina te proporcione. Espera a que la pantalla vuelva al menú de inicio para comprobar que tus datos no quedaron guardados.
  • Si tu tarjeta no puede ser retirada del cajero por alguna razón, notifica al banco de inmediato.
  • Si tienes algún problema con un cajero automático y tu tarjeta en la noche, notifica al banco y pide un bloqueo sobre tu tarjeta hasta que puedas recuperarla.

Recomendaciones generales

2

  • Te aconsejamos que cambies las contraseñas de tus cuentas con regularidad y si te es posible, no repitas ni utilices claves que puedan ser muy obvias (como fechas de cumpleaños o direcciones).
  • No compartas tu clave ni datos con nadie (preferiblemente), a menos que sean de tu entera confianza. No dejes que nadie use tu tarjeta por ti.
  • Memoriza tu clave y no la anotes cada vez que la cambies, será más difícil que alguien la consiga.
  • Revisa el estado de tu cuenta con frecuencia, para que puedas darte cuenta de movimientos que pudieran haber sido realizados por alguien más.
  • No compartas datos de correo electrónico, domicilio, teléfono, cuenta, etc., con nadie y en ningún medio (mensaje de texto, correo electrónico…). El banco debe ser el único que conozca tus datos y éste debe pedírtelos sólo con el fin de brindarte un servicio que tú solicites.
  • Destruye las tarjetas que ya no ocupes.
  • Si te es posible, contrata los servicios de alerta o aviso oficiales de tu banco, para poder monitorear los movimientos de tu tarjeta con mayor rapidez y facilidad.
  • Guarda los comprobantes de tus compras para poder compararlas con lo que se ha descontado de tu tarjeta.
  • Si cuentas con pago desde tu celular, te recomendamos que salgas de tu cuenta cada vez que la ocupes, pues en caso de robo, no podrán usar tu teléfono para hacer pagos en tu nombre.
  • Si tienes sospechas de que alguien esté usando tu tarjeta, lo mejor es cancelarla y sacar una nueva.

La seguridad es un tema que no pasará de moda, especialmente cuando se trata de proteger tus ingresos, por ello te sugerimos que sigas esto consejos y te protejas de alguna estafa. No te olvides de buscar el siguiente Jueves de Tecnología, con más consejos útiles para ti.