blog creatividad udlapLas diferencias entre trabajos, tareas y cualquier cosa que hagamos se debe al sello personal que ponemos en todo lo que hacemos. Así, la creatividad de cada uno no puede más que diferenciar nuestro trabajo del de los demás. Sin importar qué estudies o a qué te dediques, la creatividad siempre será útil para darle ese “algo especial” a todo lo que hagas.

Ya que la creatividad es algo que no puede imitarse, no quiere decir que no pueda aprenderse (en mayor o menor medida), por ello, te damos algunos consejos para ejercitar un poco ese músculo creativo que todos tenemos dentro.

  1. flat,550x550,075,fExplora lo desconocido. Una idea puede surgir de cualquier cosa, y es probable que una idea nueva se derive de una experiencia nueva. Intenta aprender una nueva habilidad, visitar lugares desconocidos, conocer gente nueva.
  2. Escribe, dibuja o graba por las mañanas. Trata de plasmarlo primero que te llegue por las mañanas; no debes ser algo extenso con unos cuantos segundos, tres cuartillas o un dibujo sin grandes detalles, es suficiente. Los artistas comentan que es importante hacer este ejercicio antes de que comience el día para que no sea un recuento de lo que hiciste ese día, sino una forma de relajarse y alentarse para comenzar el día.
  3. Prepara un diario. No debe ser como el que conocemos típicamente, donde escribes lo que sucede en tu día y cómo te hizo sentir. Mientras esto también puede ayudar a tu creatividad, nos referimos a que tengas un cuaderno a la mano donde puedas anotar cualquier idea que surja a lo largo del día, durante un sueña, mientras te bañas, etc. lo más pronto posible para que no la olvides y puedas desarrollarla en otro momento. Es muy común que una idea genial queda perdida debido a que se olvida o no se recuerda con exactitud. Anótala para que esto no suceda.
  4. lluvia-de-ideasHaz una lluvia de ideas. Constantemente. Para que se te “ocurra” algo, a veces sólo es necesario quererlo. Haz una pausa y comienza a pensar en lo que necesitas y en cómo podrías conseguirlo, expresarlo o propagarlo. Anota todas las ideas que se te ocurran, aunque al principio creas que no son buenas; podrías sorprenderte de lo que puede surgir de ellas con un poco de trabajo. Es recomendable crear mapas conceptuales para que sea más fácil relacionar las ideas. La sola actividad de realizar estos mapas es creativa, pues tienes que buscar formas de relacionar los conceptos.
  5. Ve a tu lugar Zen. O diséñalo. La creatividad puede ser más propicia en un espacio que comúnmente nos “inspire”. Rodéate de cosas que amas, arte, objetos favoritos, fotografías, libros y otros elementos que sean de tu gusto. Mirarlos y analizarlos será un placer y además, logrará que tu creatividad florezca con mayor facilidad. Cuando te encuentras en un ambiente balanceado y que te recuerda lo que es más importante para ti, la creatividad suele salir de su escondite.
  6. descargaHaz una lista de 100. Cien puede sonar como demasiado, pero esta técnica de Luciano Passuello es efectiva y altamente recomendada. Lo que debes hacer es escribir tu pregunta o problema al inicio de una página en blanco y después hacer una lista de 100 respuestas o posibles soluciones a tu problema. De cien, seguramente una será efectiva, ¿no crees? Además, tus ideas comenzarán a fluir y podrás pensar en respuestas nuevas y sorprendentes. No te preocupes por elaborar demasiado tus cien respuestas, sólo deja las ideas fluir.
  7.  Encuentra tu elemento “inspirador”. Para algunos es la música, para otros el cine, la fotografía, la lectura, una caminata, cambiarte de lugar… No importa qué, pero siempre hay algo que nos funciona mejor para tener nuevas ideas y abordar los problemas desde distintas perspectivas. La creatividad viene de distintas fuentes y es importante en cuenta la propia para resolver ese bloqueo creativo.
  8. Haz una “tabla de visiones”. Es decir, coloca una tabla cerca de tu lugar de trabajo donde puedas poner imágenes y palabras que representen lo que deseas, lo que eres, lo que quieres ser. Esta tabla te ayudará a identificar lo que deseas con claridad y a concentrarte en obtenerlo.
  9. imagesVisualiza. La imaginación y la visualización son los principios de la creatividad. Piensa u observa algo, cierra los ojos y piensa qué podrías cambiar o añadir a eso para que sea perfecto para ti. Los pensamientos e ideas que tendrás serán tan variados que la falta de creatividad no será problema.
  10. Asume el papel. Para ser creativo hay que actuar creativo. Participa en actividades creativas que te enseñen técnicas y elementos nuevos que te ayuden a adaptar tus ideas a lo que necesitas. Las posibilidades son infinitas y es posible que aún no hayamos descubierto el elemento o técnica que puede desarrollar mejor nuestra creatividad. Talleres de guionismo, fotografía, actuación, sólo hay que intentarlo. Y recuerda, nunca temas probar algo nuevo o pensar “fuera de la norma”, no hay peor límite para la creatividad que el que nosotros mismos establecemos. Acepta que eres creativo.
  11. Un bonus. Si todo lo demás falla, piensa en tu modelo a seguir, autor favorito, cantante, etc. y busca inspiración de lo que más te gusta de él o ella. Verás que algo saldrá de ello 😉

¿Te sirvieron estos consejos? ¿Crees que te serán útiles para tu vida universitaria? Si conoces otras técnicas para liberar tu creatividad, no dudes en compartirlas con nosotros, nos encanta leer tus comentarios.

Descarga el PDF aquí.