Moulin Rouge! en los viernes de Cinexpectativas de Capilla del Arte

Empezamos un nuevo ciclo en nuestro programa semanal de Viernes de Cinexpectativas en Capilla del Arte UDLAP -2 Norte 6, Centro de Puebla. Historias de día lo hemos bautizado y, como la exposición de Abelardo Favela del mismo nombre, nos sorprenderá con cintas de estética colorida y brillante y con un aura fantástica y por momentos “pop”; relatos audiovisuales que, como la obra de Favela, poseen una belleza en su mensaje que sobrecoja el corazón de los espectadores.

La primera del ciclo es Moulin Rouge: Amor en rojo este viernes 6 de junio a las 6:30 p.m., con entrada libre. Y para hablarnos de ella, les dejamos la reseña de Christian Moreno Pineda, estudiante de Filosofía y nuestro prestador de Servicio Social. ¡Que la disfruten!

moulin rouge
 

Moulin Rouge: Amor en rojo (Moulin Rouge!) (2001)

DIRECCIÓN
Baz Luhrmann
GUION
Baz Luhrmann y Craig Pearce
FOTOGRAFÍA
Donald McAlpine
MÚSICA
Craig Armstrong
PRODUCCIÓN
Baz Luhrmann, Fred Baron y Martin Brown
 

Moulin Rouge! es una película musical del director australiano Baz Luhrmann, conocido ampliamente por Romeo + Julieta (1996). Este film –como pude deducirse- está ambientado a principios del siglo pasado, girando alrededor del famoso –y homónimo- cabaret parisino construido en 1889 por Josep Oller. Teniendo por tema principal el amor y provista de una ligera pero heterogénea trama, la cinta coquetea con la obra de Toulouse-Lautrec, convirtiéndola en material para la experimentación visual, siempre presentándose como mezcla de lujo y motivos que recuerdan la –tan anhelada por muchos- vida bohemia. Pero ciertamente Moulin Rouge! no supone la primera vez que el famoso cabaret aparece en pantalla, a lo largo de la historia del cine se conocen por lo menos nueve películas realizadas con anterioridad. Por otro lado, existe un merito a destacar, pues tras el estreno de La Bella y la Bestia de Disney en 1991 tuvieron que pasar diez años para que una película musical recibiera la nominación al Oscar como Mejor película. Aunque al final no consiguiera hacerse con el premio, recibió el Oscar a Mejor vestuario y Mejor dirección de arte; además de resultar elegida como la película de apertura en el festival de Cannes durante el mismo año.

La trama, situada en 1900, realiza un ensamble de tres diferentes óperas. En primer lugar, el joven y bohemio escritor (Christian interpretado por Ewan MacGregor) que se enamora de una enferma terminal, es una referencia a La Bohème, una de las óperas inspiradas en la versión teatral de la novela de Henri Muger: Les scènes de la vie de bohème (1847-49). Como segundo elemento, tenemos la historia de una cortesana que descubre el amor verdadero (Satine interpretada por Nicole Kidman) referencia directa a La Traviata, ópera también inspirada en una novela, en este caso, en La dama de las Camelias (1848) de Alejandro Dumas (hijo). Por último, se ensambla la historia de un escritor que se adentra en un mundo desconocido (Moulin Rouge), casi subterráneo, para encontrar a su amor y liberarlo al llevarlo consigo, referencia a la obra cómica de Jacques Offenbach: Orphée aux enfers (1858), que a su vez se basa en un mito griego.

Como mencionábamos anteriormente la obra de Toulouse-Lautrec está presente todo el tiempo, tanto circunstancialmente por la época -tal es el caso especial del óleo Aristide Bruant, at His Cabaret- como por los juegos de luz y color presentes en sus pinturas, que como sabemos se alimentan del impresionismo, pero que de manera decidida no renuncian a una historia que contar. Esto nos recuerda una idea simple y presente en las declaraciones de Francis Bacon sobre la figuración: su relación con el reconocimiento de una historia, la figuración se encuentra relacionada con un relato de la misma forma que el aire con el organismo viviente: si hay figura necesariamente algo sucede o no sucede. Una mezcla ideal surge así en Moulin Rouge! allí donde se enmarcan los elementos plásticos y narrativos en serie de motivos oníricos propios del musical; cinta idónea también para iniciar con el nuevo ciclo “Historias de día», que además de compartir el nombre de la colorida exposición de Abelardo Favela, intentará reflejar cinematográficamente algún elemento de su composición.

Compartir