Alfredo Sanchez UDLAp

 

Por: Dr. Alfredo Sánchez Huitrón, alfredo.sanchez@udlap.mx

Profesor del Departamento de Computación, Electrónica y Mecatrónica

Hace no muchos años, el desarrollo de sistemas y dispositivos interactivos se basaba en técnicas en las que los usuarios finales jugaban sólo papeles secundarios. Como resultado, con frecuencia los sistemas atendían algunas necesidades, pero generaban otras, presentando serios problemas para su aceptación, y perdiendo importantes oportunidades de innovar en la manera en que las personas trabajan, aprenden, se divierten o se comunican.

Actualmente, los casos de éxito más sonados involucran a los usuarios finales a lo largo del proceso de diseño y construcción de nuevos productos, generando una evolución significativa en la construcción o incorporación de nuevas tecnologías para apoyar actividades humanas. En este contexto, el campo multidisciplinario de Interacción Humano-Computadora (IHC) ha cobrado una gran relevancia y se ha establecido como una de las áreas clave a dominar por profesionales de ingeniería en sistemas computacionales, diseño industrial y diseño de información. IHC tiene el noble fin de elevar la calidad de vida de los usuarios de la tecnología, a través de sistemas y dispositivos que no solamente les sean útiles, sino que los aprecien y los disfruten.

IHC tiene aspectos de ciencia y de arte. En IHC confluyen áreas como la ciencia de la computación, la ergonomía, el diseño gráfico, la psicología y la sociología, para proponer nuevas metodologías de construcción de productos y sistemas interactivos, así como nuevos paradigmas de interacción entre las personas y la tecnología. Entre las áreas de estudio de IHC pueden destacarse las técnicas para evaluación de usabilidad y experiencia del usuario, el diseño centrado en el usuario, las técnicas para construcción de prototipos, y la generación de estilos de interacción basados en visualización de información, interfaces tangibles, superficies multitáctiles e interfaces gestuales y corporales, por mencionar algunas.

En la mayoría de los programas de estudio de vanguardia se incluyen cursos relacionados con IHC, usabilidad, experiencia de usuario o diseño de la interacción. En diversas universidades del mundo se ofrecen también posgrados enfocados a IHC y se cuenta con laboratorios y centros de investigación donde se exploran formalmente diversos aspectos de la relación entre humanos y tecnologías (ver, por ejemplo, ict.udlap.mx).

En México, IHC es un campo de gran vitalidad. La Asociación Mexicana de IHC (AMexIHC) organiza cada dos años el Congreso Mexicano de IHC (mexihc.org). La Comunidad de IHC de la Corporación Universitaria para el Desarrollo de Internet (CUDI) organiza regularmente talleres y videoconferencias alrededor de los temas clave de IHC. A nivel continental, se organiza el Congreso Latinoamericano de IHC (clihc.org) y se cuenta con el apoyo de organismos internacionales como SIGCHI, el Grupo de Interés Especial en IHC (sigchi.org).

IHC es un claro ejemplo de la necesidad de que profesionales e investigadores multidisciplinarios se unan para construir tecnologías útiles y disfrutables, ya que es necesario entender tanto a las personas como a la tecnología.