Karla Veronica UDLAP id

Muy buenos días, en representación de mis compañeros del Consejo Estudiantil, es un honor saludar a las autoridades que hoy nos acompañan. Rector, Vicerrectores, Decanos, Profesores. Asimismo es un placer contar con la presencia de amigos, familiares, y administrativos. Sean todos ustedes bienvenidos.

Estamos el día de hoy aquí reunidos con motivo de los primeros 75 años de nuestra alma máter, nuestra querida Universidad de las Américas Puebla, fundada el 1ero de julio de 1940.

2015 es un año por demás significativo, para quienes han cruzado por sus aulas a lo largo de los años y para quienes formamos parte de esta gran institución actualmente.

Nuestro honorable rector, el Doctor Luis Ernesto Derbez Bautista, se ha propuesto desde hace años, la firme tarea de colocar a nuestra casa de estudios como una de las mejores de América Latina, a partir del trabajo coordinado entre académicos, administrativos, estudiantes, y autoridades.

Entre sus principales declaraciones ha afirmado que somos una universidad forjada base de continuidad en muchas de sus ideas, de su visión y también de los cortes, de los choques en los años 1975 y 1976, en 1985 o en el 2000.

Sabemos que esta es una Universidad resilente, es decir, que recibe el impacto de las cosas negativas y las absorbe, que puede dorse pero no quebrarse.

A lo largo de su historia, nuestra Universidad ha tenido una misma visión, aquella que es concebida por los estadounidenses como un “concepto liberal de educación”, en donde lo más importante es formar a la persona desde una visión: en la ayuda a sus semejantes, en su responsabilidad social y en la forma en que debe ser competente de manera profesional.

Hoy, más que nunca, México necesita a profesionales bien formados académicamente.

Si la Universidad de las Américas Puebla no formara a la generación futura con la calidad humana necesaria para entender que se debe ser competente técnicamente, pero que además se tiene que compartir y no puede dejar a nadie detrás, que hay que repartir y distribuir, que la riqueza que te da la educación la puedes pasar a tus semejantes, si no se logra formar a esa gente, México será un país con muchos más problemas.

La tarea que se ha propuesto la UDLAP es formar jóvenes con mejor preparación académica y tecnológica, con más visión del mundo global y además con los conceptos de compartir, distribuir y ayudar.

Si se forma a estos profesionales con responsabilidad este país será otro.

Para la UDLAP es más importante forjar incluso “por encima de hacerse rico, estar en una empresa o ganar millones de dólares”, ya que al final lo que queda es formar un legado de personas que dejen un mejor país.

Hoy quiero compartir con ustedes, una breve historia acerca de una investigación realizada por la universidad de Harvard, la cual comenzó en 1938 y consistía en averiguar cuál es el secreto de la felicidad. Escogieron a 268 hombres entre sus estudiantes para seguirlos durante toda su vida.

El seguimiento se hizo a lo largo de 75 años, aislando cada factor que podía tener incidencia,  desde el nivel de coeficiente intelectual, características ecológicas, hábitos alimenticios, medidas fisiológicas y relaciones familiares. Finalmente en el año 2012, los investigadores llegaron a la siguiente conclusión: “los 75 años de investigación y 20 millones de dólares invertidos en este estudio, nos llevaron a una sencilla conclusión de 5 palabras: la felicidad es el amor”.

 

Sin perjucio de lo interesante que debe ser el libro donde se plasmó el detalle de dicha investigación, al parecer este estudio corrió sobre seguro en la arena de una apuesta ganadora: qué más que el amor, en su más amplio concepto, llena los espacios de nuestra alma y nuestro cuerpo.

El amor por nosotros mismos nos desafía a superarnos, a crecer, a ser mejores personas. El amor por los demás nos mueve a compartir, a ser empáticos, y a regalar lo mejor que tenemos para el otro. El amor por la naturaleza nos da la llave para sobrevivir como especie. Y todo esto, en el diario vivir hace la felicidad.

Así pues, conforme a estas conclusiones, la visión de la UDLAP es acertada y con base en su filosofía ha logrado alcanzar cada uno de sus objetivos. A lo largo de estos 75 años, nuestra universidad ha logrado formar mejores seres humanos y lo seguirá haciendo por lo menos, durante 75 años más.

Celebremos juntos este gran acontecimiento…. muchas gracias.

Descarga el PDF aquí.