Dr. José Luis Vázquez

Por: Dr. José Luis Vázquez González

Profesor de tiempo completo del Departamento de Computación, Electrónica y Mecatrónica

Como ninguna otra tecnología, en los últimos 50 años, la electrónica integrada ha cambiado nuestra vida cotidiana de forma significativa. Los circuitos electrónicos integrados (CI’s) se han convertido en el recurso indispensable de la sociedad moderna basada en el conocimiento. Por ejemplo: sin CI’s, la experiencia multimedia que hoy disfrutamos, cuando utilizamos nuestros dispositivos portátiles, no hubiera sido posible.

Este vertiginoso avance tiene como base la miniaturización continua de los circuitos electrónicos que se han desarrollado, desde las primeras generaciones que utilizaban estructuras con dimensiones del orden de micrómetros (un micrómetro es equivalente a una millonésima parte de un metro) hasta las recientes generaciones que están utilizando estructuras del tamaño de algunos nanómetros (un nanómetro es una millonésima parte de un milímetro). Esta miniaturización ha permitido crear CI’s con mayor número de componentes por unidad de área (los actuales procesadores llegan a contener más de 1000 millones de transistores) y mayor complejidad en la función que realizan es decir, mejores sistemas con menor tamaño, y esto lo observamos en los dispositivos que todos utilizamos.

Actualmente, los CI’s están presentes en muchos de los sistemas que nos rodean, en los aparatos electrodomésticos que utilizamos en casa, en las herramientas que favorecen el trabajo de las oficinas y escuelas, en los robots que incrementan la calidad y cantidad de la producción de las empresas, en los móviles que nos transportan (autos, barcos, aviones), en los aparatos que diagnostican y atienden nuestras enfermedades, en los satélites que nos mantienen informados, en las salas de cine que nos entretienen, etcétera.

Algunos de nosotros con seguridad recordamos que hace unos 20 años nos decían que la electrónica era la carrera (o tecnología) del futuro, y lo que hoy observamos, es que esta frase se ha cumplido y la electrónica, gracias a los CI’s, ha mostrado de forma plena su impacto en nuestras vidas.

Pero a pesar de todos los avances mostrados, los retos de la electrónica y de los CI’s aún son amplios y variados, hay trabajo por desarrollar y áreas en las cuales la electrónica seguirá impactando y mejorando el desempeño de los sistemas; por esa razón, las futuras generaciones deberán seguir incursionando en esta área y formar parte del grupo de ingenieros y científicos que día a día crean un mejor futuro. josel.vazquez@udlap.mx