En el marco de nuestra exposición El hilo de la vida. Bordados 1994-2015 de Carlos Arias, Capilla del Arte te invita a Masculino/Femenino, su nuevo ciclo de Viernes de Cinexpectativas. En esta ocasión proyectaremos La piel que habito, cinta de Pedro Almodóvar protagonizada por Antonio Banderas. La cita es este 14 de agosto en punto de las 6:30 p.m. La entrada es libre.

A propósito de esta película, te compartimos la reseña escrita por Fernando Turrent, estudiante de Literatura y prestador de Servicio Social de Capilla del Arte (2 Norte 6, Centro de Puebla).

Bajo la piel

– ¿Te importa respirar más suave?

– Si quieres que deje de respirar, mátame.

bajo-la-piel

Lo que escondemos bajo la piel no es sólo músculo y sangre; son nuestras verdaderas intenciones, los secretos, los deseos más profundos y los crímenes más tétricos; es la esencia clara del ser humano y la explosión de nuestros pesares en el cuerpo, esos fervientes anhelos de cometer lo impensable, pero que al mismo tiempo nos detenemos a reflexionar sobre lo que de verdad es importante para nosotros.

Almodóvar vuelve a traernos una obra que se concibe en dualidades, que explora lo racional e irracional del ser humano, el éxtasis y la venganza. La piel que habito (2011) mostró la habilidad del afamado director para presentarnos ahora un caso policiaco. Si antes ameritaba encerrar en las tramas fílmicas el cine dentro del mismo cine, ahora no sólo son los saltos de tiempo, las situaciones dramáticas, los enredos en la historia y las diversas cualidades que presenta el español, sino que se añade la experimentación periodística dentro del filme, la intriga y, sobre todo, el estilo sórdido de la misma historia de Vera y el doctor Robert Ledgard.

Al mismo tiempo, al igual que las anteriores películas de este ciclo de Viernes de Cinexpectativas, Almodóvar nos traslada a un mundo en el que lo masculino y lo femenino se contraponen para generar un nuevo discurso; las dos historias y los hilos conductores que las unen hacen de este oscuro filme uno de los más impactantes del director.

No es sólo porque los personajes se desenvuelven ante el espectador en los sentimientos, sino que van dejando paso a paso la piel en cada interpretación, cada diálogo, cada sensación y cada movimiento que realizan. Almodóvar nos muestra el mundo bajo la piel de los poderosos, de los oprimidos, de los marginados y sobre todo de los olvidados, los suicidas y los malentendidos.

Cada pasión oculta nos revela que la piel es sólo superficial. Si bien es capaz de quemarse para revelar lo que llevamos dentro, nos damos cuenta que esta revelación es la que siempre ocultamos ya sea con las quemaduras o con una nueva piel.