Dra. Elitania Leyva Rayón

Directora académica del Departamento de Economía

elitania.leyva@udlap.mx

 

La gestión de las finanzas personales tiene como base la distribución del ingreso en los diferentes rubros que componen el nivel de vida, como educación, salud, alimentación, vestimenta, seguros, transporte, etcétera. El buen manejo de las finanzas personales ayuda a tener un mejor control sobre los gastos para no llegar a fin de mes y preguntarse a sí mismo ¿en qué me gasté el dinero? Pero si este es el caso, se puede comenzar por hacer una lista detallada de los gastos que se realizan cada mes, con el fin de detectar en qué se gasta demás y realizar los ajustes adecuados sin afectar demasiado la calidad de vida.

El adecuado manejo del dinero es fundamental para tener seguridad financiera, poder cumplir con las obligaciones y realizar proyectos de inversión como la construcción de una casa o iniciar un negocio. Para conseguirlo es importante tener claridad con cuáles son los gastos necesarios u obligatorios, ya que esto permitirá planear con anticipación la forma en la que se distribuye el ingreso, debido a que muchas veces se olvida en que se gastó el dinero en efectivo y/o se pierden o tiran los recibos de terminales bancarias. Una vez identificados los gastos se planea el presupuesto, es decir, la manera en la que se distribuirán los ingresos.

Existen diferentes opciones que pueden facilitar la elaboración de un presupuesto, como utilizar aplicaciones de monitoreo de gastos en el celular o diseñar una tabla en un archivo de Excel en la computadora. Por otro lado, ahorrar también es fundamental para tener seguridad financiera, porque ayuda a enfrentar alguna emergencia o gasto imprevisto, a liquidar gastos de periodicidad anual como los seguros, y a lograr metas específicas como cambiar de auto, vacaciones familiares o muebles nuevos. Para generar ahorro, mes a mes se debe apartar un porcentaje del ingreso (entre el 10 y el 20%) con el objetivo de ahorrarlo. No obstante, para adquirir ciertos bienes (como casas, departamentos, terrenos o autos) a veces es necesario solicitar algún tipo de crédito o financiamiento, pero antes de hacerlo se debe analizar si será una inversión que aportará más bienestar que agobio a nuestra vida. En caso de que se solicite un crédito, lo más importante es ser constante con los pagos para no generar intereses sobre intereses o cargos adicionales. La seguridad financiera no es impedimento para darse ciertos lujos o consentirse con algunas compras, siempre y cuando se trate del cumplimiento de metas de ahorro previamente establecidas.