Dra. Elitania Leyva Rayón

Profesora de tiempo completo del Departamento de Economía

elitania.leyva@udlap.mx

En las coyunturas económicas ocurren movimientos en variables como: el tipo de cambio, la tasa de desempleo, la producción manufacturera, el precio del petróleo, las tasas de interés, el índice de actividad comercial, entre otras. El estudio de estos indicadores macroeconómicos puede abordarse mediante análisis regional, con el objetivo de estimar su impacto en el desarrollo económico de la región.

En el análisis regional se identifican y delimitan las regiones económicas, se analiza el comportamiento y la composición de la estructura económica, así como sus impactos en el desarrollo social y urbano. Regionalizar es clasificar el espacio geográfico de acuerdo a uno o varios atributos económicos, de modo que busca establecer tipologías que permitan el estudio por estratos o grupos de las variables consideradas.

La importancia de su análisis radica en la fuerte vinculación entre los fenómenos económicos globales y la localización geográfica. En este sentido, las regiones son espacios de negocios dentro de la sociedad globalizada, por lo que aumentan las exigencias en cuanto al desarrollo e implementación de una gestión regional eficiente. Las grandes corporaciones influyen de manera positiva en la economía regional, ya que además de la generación de empleo, impactan en el ingreso y la creación de valor, y dan una buena imagen de la región. Por ello, es importante cuantificar los efectos económicos regionales que sirven a los sectores empresarial y político para la comunicación y toma de decisiones.

El auge de los análisis regionales en temas culturales, sociales y ambientales se debe a que las decisiones económicas del Estado, consumidores y empresas se llevan a cabo teniendo en cuenta la localización geográfica. En la sociedad actual, si los territorios desean aumentar su desarrollo, deben transformar los datos en información, es decir, la información debe ser registrada de manera sistemática, con el fin de analizar el papel de las instituciones en una determinada localidad económica. Por otro lado, el desarrollo económico no se limita a las interacciones existentes entre subsistemas (económico, social, institucional, etc.), sino que también se incluye la incidencia espacial en el territorio y la interdependencia entre el proceso de desarrollo, la estructura y la evolución de estos subsistemas territoriales. De esta manera, el análisis regional se centra en los criterios de asignación de recursos, los efectos regionales y locales de la política económica y la distribución de las actividades económicas en un territorio. Sin embargo, la concentración económica y poblacional dan como resultado fuertes disparidades que hacen que el análisis regional continúe siendo un reto.