Logré el sueño de conseguir una medalla de plata en la Olimpiada Nacional: Basquetbolista Azteca

Adriana Ramírez García, armadora del representativo de baloncesto de la Universidad de las Américas Puebla, logró concretar su sueño de conseguir una medalla en su cuarta y última Olimpiada Nacional disputada en Guanajuato, Guanajuato; donde el conjunto poblano sub 20 derrochó talento hasta el último segundo y superó todos los pronósticos, expectativas e historia. “Se siente muy bien representar a tu Estado y lograr una presea de plata”, expresó la Azteca basquetbolista.

Foto boletin 186-1El ascenso a la final inició ante un selectivo de Chihuahua donde en su mayoría las jugadoras sobrepasaban la estatura del conjunto poblano, qué poco le importó pues su talento dejó el marcador 71 puntos a 58 a su favor. En el segundo enfrentamiento sucumbió al Estado de Hidalgo fácilmente por 56 a 37 con una aguerrida quinteta poblana.  Posteriormente tuvo un ligero tropiezo en el tercer encuentro ante Baja California, debido a los desafortunados cambios y decisiones con marcador de 42 a 37; resbalón que Jalisco pagó con creses al ser vapuleado 62-49 para colocar al conjunto de Puebla en el primer lugar del grupo

En la siguiente ronda de cuartos de final, la selección de Yucatán, cuarto lugar del Grupo A, poco pudo hacer ante las poblanas que finiquitaron el encuentro 68 puntos a 44. En la semifinal ante Chihuahua, teniendo el precedente de los 13 puntos de diferencia del primer encuentro, Puebla cortó las alas chihuahuenses en un partido de alarido que culminó 62 a 42. “Estábamos muy nerviosas porque vimos el partido de la segunda ronda de Chihuahua ante Nuevo León y era otra defensa más aguerrida de la que habíamos jugado, pero el equipo no se dio por vencido y salió a pelear por estar en la final”, expresó la botadora Azteca Adriana Ramírez.

La final de la categoría Juvenil Superior se definió entre los combinados de Puebla y Jalisco, en un partido bastante parejo y emocionante, que por momentos era dominado por cada quinteta puesto que el marcador siempre se mantuvo con un enceste de diferencia. Tras una primera mitad de constantes empates, pocos disparos y muy errática, la última parte tuvo encestes de alarido y toda la expectativa quedó en los 50 segundos finales, donde el equipo poblano ganaba por un punto pero faltando 40 segundos las jaliscienses metieron una canasta de tres puntos que inclinó la balanza hacia el lado tapatío por marcador de 51-43. “Al final sentíamos que ya teníamos la medalla de oro, pero ganó el que equipo que cometió menos errores y aprovechó los del contrario. Recorrimos tanto camino y jugamos con el corazón, pasión y por la camiseta que estábamos representando”.

Compartir