Certificación de la nobleza de D. Juan Gómez Rodríguez de Pedroso Bárcena y Soria

Esta obra  es una Carta ejecutoria de hidalguía en favor de don Juan Gómez Rodríguez de Pedroso Bárcena  y Sorya, residente y vecino de la ciudad de México, elaborada en 1792, con 100 p., de 30×21 cm., encuadernada en tela, manuscrita en vitela (piel sin curtir). Con ilustración a mano del escudo de armas otorgado a Don Juan Gómez y su árbol genealógico a p. plena, el escudo de Carlos III, Rey de España, los escudos de armas de las familias que se mencionan, así como también, las letras capitulares. Está sellada y rubricada por don Ramón Zazo y Ortega, Cronista y Rey de armas de Carlos III.

Escudo formado por Quarteles, el primero está partido en faxa [faja]: lo alto de azul con Leon andante de Oro, lengua de gules: lo baxo [bajo] Torre de plata en campo rojo, con puerta y ventanas de negro, puesta encima una roca natural, perfilada de plata, [p. 41-42].

En el tercer Quartel partido en mantel, en el primero en campo azul una Aspa de oro q’. le coge todo, y en los angulos o flancos una flor de Liz de plata; En el siniestro Escudo en faxa [faja], en lo alto del campo de Oro un Sauce verde frondoso, y en lo bajo en rojo tres bandas de Oro, Orla de plata con ocho armiños negros; y en el tercero é inferior campo de plata, cinco pesas de romanar, puestas en aspa de color negro; según van iluminadas y pintadas, [p. 63-64].

En el segundo Quartel Escudo en campo azul un Brazo armado q’. sale del canton alto del dhõ [dicho] Escudo con espada desnuda en la mano, Orla de plata con catorce roeles azules. [p.72-73].


Cuarto y último Quartel del Escudo general puesto al principio de esta Certificación de Armas. Escudo partido en pal [palo]: primero de Oro con un Leopardo ranpante azul: segundo, Castillo rojo entre dos Arboles verdes en el Campo de plata, [p.82-83]. Adorna al expresado Escudo general y particulares la Militar Insignia del Morrion o Celada de azero [acero] bruñido puesto enteramente de perfil, mirando al lado diestro, en señal de su legitimidad, forrada de gules con la bordura de Oro, y tres Viseras á la punta, y seis buruletes y lamberquines, con variedad de plumas correspondientes a los campos del Escudo [p. 95-96].

Los testimonios escritos llamados “Cartas ejecutorias de hidalguía” constituyen una valiosa fuente de información para los investigadores de diversas áreas. Su creación obedeció a la necesidad de los individuos en consolidar su estatus social y jurídico en la época colonial, en que a un sector de la población le interesaba pertenecer a un linaje de hidalgos y ser miembros integrantes de la nobleza.  Los consejos de los municipios eran las entidades que debían conocer la situación jurídica de las personas avecinadas en las localidades respectivas por razones fiscales, judiciales y sociales. Se elaboraban patrones o registros por separado de los pecheros y los hidalgos, dichos registros no eran tan completos y muchas de las veces se tomaban algunas otras fuentes de información como: tener escudos de armas, la posesión de casas solariegas, ser patronos de capillas, pertenecer a cofradías nobiliarias, entre otras. La comprobación de pertenencia de algunos individuos a la clase privilegiada dio origen a diversos litigios legales y documentos, siendo uno de estos las Cartas ejecutorias de hidalguía, que se centraban en

  • La antigüedad del linaje y descendencia por línea directa de varón.
  • Legitimidad de nacimiento.
  • Limpieza de sangre.

Cuando los plebeyos pasaban a formar parte de la nobleza obtenían ventajas en el terreno material, jurídico y social, como no pagar tributos, acceder a algunos cargos y prebendas y gozar de las consideraciones dispensadas a los nobles.

Ruiz García, Elisa. [s. a.] La carta ejecutoria de hidalguía: un espacio gráfico privilegiado. [Versión Digital PDF]. Madrid: Universidad Complutense.

Digitalizado en: http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/acervos/sace/baaa/baaa_preliminar_001.html

Contacto: Elvia.morales@udlap.mx

Tel.: 22922137