destacada

Nuestro corazón es naranja y nuestra sangre es verde, pero el campus de la UDLAP está lleno increíbles colores adicionales que dan vida a los jardines y nuestras actividades diarias.

¿Cuál es tu favorito?