En el marco de nuestra exposición El hilo de la vida. Bordados 1994-2015 de Carlos Arias, Capilla del Arte te invita a Masculino/Femenino, su nuevo ciclo de Viernes de Cinexpectativas. En esta ocasión proyectaremos la cinta del español Pedro Almodóvar,  La mala educación, protagonizada por el mexicano Gael García Bernal. La cita es este 17 de julio en punto de las 6:30 p.m. La entrada es libre.

A propósito de esta película, te compartimos la reseña escrita por Fernando Turrent, estudiante de Literatura y prestador de Servicio Social de Capilla del Arte (2 Norte 6, Centro de Puebla).

Dualidad y destino

– Si hubiera seguido siendo como el niño que tú conociste

ahora estaría muerto.
– Pues yo ya lo estoy. Muerto de cansancio

mala-educacionAlmodóvar no solo reinventa y destruye dentro de sus películas sino que nos presenta las dos caras que tiene el destino, la misma moneda con la que traicionados y traidores pagan, la manifestación moderna de la predestinación griega. Dentro de sus películas observamos el crudo dolor, la magnífica melancolía y, sobre todo, la insensata violencia en la que nos envuelve desde el inicio.

Dentro de los cánones cinematográficos, La mala educación (2004) no sólo rompe  con lo establecido en el ciclo Masculino/Femenino, sino que a través de la historia que le cuenta Juan a Enrique se entrelazan dos fenómenos: la vida y la ficción, ambas interactuando de manera peculiar dentro de un universo cinematográfico que también se encuentra dividido. Así como para la literatura existe el fenómeno intertextual, Almodóvar genera dentro de esta película el cine dentro del cine.

Cada personaje dentro de esta película es una demostración de la dualidad en la que se encuentra la sociedad. Enrique es el cineasta que añora el amor de su infancia. Juan es el supuesto amor de Enrique pero con un giro perverso y al mismo tiempo oculto. Y el padre Manolo es la hipocresía dentro de dos ambientes: el religioso y el socio-sexual. Cada uno de estos personajes recibe una exploración clara por parte de Almodóvar. Esa técnica de la historia narrada dentro de la película creada por Enrique y complementada por la realización de la película por parte de Almodóvar, genera una distinción de los múltiples discursos, el sexual, el perverso, el erótico y el biográfico.

Por eso lo dual dentro de La mala educación refiere esa demanda que el personaje de Enrique busca en Ignacio, su amor de la infancia, mismo personaje que no sólo es la representación de lo masculino y lo femenino, sino que es la exaltación del horror, de la dependencia y, ante todo, del amor prohibido, el cual remite a las grandes tragedias en las que el destino separa a los amantes, viola a los niños y provoca suicidios y desamor dentro de la locura de un cineasta que busca realizar la película de su vida, que al mismo tiempo es su vida.