Casandra Romero

Existe un ciclo social que gira en torno a la ropa, a nuestra segunda piel, un ciclo de identidad. Casandra Romero (Estado de México, 1995) evidencia la diferenciación y generalización de imagen que el uso de vestimenta ha creado, produciendo de esta forma un circuito en el que fluimos en la vida cotidiana.

Por medio de la instalación, Romero plasma la homogeneidad de la sociedad que ha surgido a través de la vestimenta, el uniforme. Como la palabra lo indica, Casandra transforma piezas de ropa a una forma abstracta común, prendas con identidades diversas que convergen a una sola entidad: pliegues sólidos que evocan una sola forma.

De esta manera, Romero demuestra en Totalidad orgánica, la repetición del ciclo que genera la vestimenta a partir de la uniformidad.