Mtro. Ernesto A. Díaz Montagner

Profesor de Laboratorio del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental, UDLAP

ernestoa.diaz@udlap.mx

Ernesto-Adrian-Diaz-Montagner-web

El concepto de vivienda verde es nuevo en nuestro país, prácticamente no se ha legislado al respecto y los constructores en México, pero sobre todo en Puebla, poco o nada han implementado estos conceptos dentro de sus proyectos. Como consecuencia, se están provocando daños ambientales graves y un irracional uso del suelo en nuestra ciudad.

La construcción de vivienda unifamiliar, con los procedimientos y materiales tradicionales, es un paradigma que se necesita romper. Pocos son los constructores que se han aventurado a probar nuevas técnicas y nuevos materiales en la construcción de sus proyectos, y pese a que en los últimos años se han aportado importantes innovaciones en cuestión de materiales y de procedimientos, lejos de mejorar la sustentabilidad, sus beneficios suelen darse en el ahorro de tiempos y costos de los proyectos y, prácticamente, ninguno de ellos ha sido enfocado a la vivienda unifamiliar.

Pero, ¿qué se ha hecho al respecto? En nuestro país existe una «Estrategia Nacional para la Vivienda Sustentable» financiada por la embajada británica en México, coordinada entre otros por el INFONAVIT e la CONAGUA, y que fue publicada apenas en el 2013. Por otro lado, el 16 de enero de 2014 fue publicado el arranque oficial del proyecto NAMA (Mecanismo de Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas) con un presupuesto inicial de 14 millones de euros con el apoyo de Alemania y Reino unido, que tiene el propósito de atraer a México financiamiento internacional para impulsar viviendas sustentables y así combatir los efectos del cambio climático que provoca la construcción y mantenimiento de las tradicionales. Por último, en el 2010 el INFONAVIT creó el programa «Hipoteca Verde» que consiste en apoyar al trabajador con un monto adicional a su hipoteca tradicional para destinarla a la compra de una vivienda ecológica y en el 2011 este beneficio se extendió a toda vivienda que se compre, construya, amplíe o remodele, para que se equipe con accesorios ahorradores de agua, luz y gas.

Una casa ecológica también llamada «vivienda verde» o «vivienda sustentable» tiene que ser construida con materiales sostenibles y si queremos que sea autosuficiente deberá generar su propia energía, aprovechar el agua de lluvia y reutilizar sus residuos que por cierto deberán de ser mínimos… ¿Para cuándo Puebla?