Dr. Juan Manuel San Martín Reyna

Director de UDLAP Consultores

juanm.sanmartin@udlap.mx

 

¿Quién no ha escuchado hablar de temas como Facebook, Twitter, blogs y chats? La verdad es que han venido a marcar todo un parte aguas en el tema de las redes sociales. Es más, tal vez en un principio mucha gente adulta llegó a pensar que esos eran temas para los chavos, para que se comunicaran entre ellos, sin embargo, ha crecido tanto su popularidad que pocas veces nos detenemos a pensar que ésta puede ser una muy buena herramienta para mejorar nuestro negocio y, lo mejor de todo, a un bajo costo.

A que me refiero con esto, por ejemplo, cinco de cada diez empresas en Estados Unidos usa alguna aplicación como los blogs, para compartir ideas con las comunidades que a ellos, como organización, les interesan. Algunos podrían decir que es demasiada la cantidad de gente que puedes encontrar en Facebook o Twitter, no obstante, las redes sociales te pueden ayudar a pasar de lo masivo a segmentar, porque al entrar en contacto, por ejemplo, con Facebook, conoces con detalle el perfil del consumidor; ahí tienes todo, fotos, información de la persona, gustos, etcétera. Eso ayuda a pensar en iniciativas específicas para grupos determinados.

Como podemos imaginar, el uso de las redes sociales para efectos corporativos y profesionales viene acompañado de la revolución del internet por la que atravesamos. Muchas empresas en diferentes países ya lo han incorporado a sus actividades, sin embargo, en México no llegamos siquiera al 22% de penetración, cuando la media en América Latina y el Caribe es de 30%. Además, agreguemos a ello que un buen porcentaje de la población no tiene acceso en sus casas a esta tecnología. De hecho, de las cuatro millones de empresas en el segmento de micro, pequeñas y medianas, aproximadamente sólo un 30% utiliza una computadora para sus negocios, por increíble que esto parezca (a estas alturas del siglo XXI).  Donde está el problema con el uso de estas redes, pues parece que éstas aún no despegan debido a que los propios empresarios desconocen el alcance de estas herramientas. Por ejemplo, si tienen una página web muchas empresas sólo se limitan a dar información sobre la empresa y los productos, pero no hay mayor interacción. La importancia de estas redes como posible herramienta de trabajo la recalco debido a que, actualmente, vivimos el bomm de éstas, hablamos de que este tipo de redes en los últimos años ha crecido hasta un 1000%, imaginen las posibilidades que de ahí pudiesen emanar. Ahora la pregunta es, yo como propietario de un negocio, ¿cómo puedo poner en marcha las ventajas que genera formar una comunidad en Facebook?, por ejemplo:

  1. Crear tus códigos. Para perder el miedo a incorporar las redes, el primer paso es adaptarlas al estilo particular del negocio. Se debe cambiar la cultura de chatear con los amigos, por aquella que enfatiza usar este medio para contactarse con gente del trabajo, proveedores y clientes. De esa forma, la organización disminuye gastos en llamadas telefónicas y viáticos, por ejemplo.
  2. Armar equipos. Facebook puede ser un excelente aliado para hacer focus group, por una sencilla razón: en esta red, los usuarios van creando cierto perfil. Es como tener una base de datos muy segmentada. Aquí se puede pedir opinión a los usuarios sobre un nuevo producto, modelos de negocios, eslogans, etcétera. Lo mejor, es que no realizas grandes inversiones, como lo pudiera representar un sondeo tradicional o un estudio de mercado.
  3. Podemos ganar tiempo y ahorrar. Generalmente, las personas que se conectan repiten esa actividad una y otra vez. Eso significa que si colocas en la red una invitación o haces una campaña, tu mensaje publicitario será visto continuamente, lo que permite reiterar en la mente del consumidor comunicación clave sobre tu negocio, el cual puede estar expuesto el tiempo que quieras y gratis.
  4. Añadir nuevas plataformas. Se está quedando a tras la época en que la página corporativa era sólo para informar. Como dueño de un negocio puedes emplear esta plataforma para interactuar; invitar a tus usuarios a entrar a tu red social, lanzar invitaciones, hacer sondeos y hasta medir el número de visitas a tu página. Incluso, puedes utilizar Twitter para hacer encuestas y sacar resultados interesantes de las respuestas de los twitteros.