El concepto de software ilegal o pirata se refiere a la falsificación o copia no autorizada de un programa informático con derechos de autor registrados, que no cuenta con la correspondiente licencia para su uso de manera legal.

Los riesgos a los que nos enfrentamos al descargar este tipo de software, ya sea en nuestras computadoras personales o del trabajo, son:

 

  • Mal funcionamiento. Estos programas aumentan las posibilidades de que sus herramientas no funcionen correctamente.
  • Seguridad. Muchos de estos programas informáticos están infectados por virus, troyanos o spybots, los cuales podrían provocar consecuencias irreparables para tu equipo.
  • Las posibilidades de infectar un equipo con virus son mayores. Esto debido a que se requiere una licencia para realizar las actualizaciones en tu máquina, lo que incluye a aquellas que te protegen de los virus recientes.
  • Acceso denegado a actualizaciones y mejoras. La mayoría de los softwares acostumbra publicar actualizaciones y mejoras cada cierto tiempo, con el objetivo de ofrecer un mayor rendimiento a los usuarios, y que no podrás aprovechar sin un registro original.
  • Servicio técnico. Al trabajar con un software pirata tampoco podrás hacer uso de su servicio técnico en línea, en tienda o vía telefónica, fundamental cuando el programa informático da cualquier tipo de problema funcional.
  • Mayores gastos. A la larga, arreglar los problemas que un software pirata puede causar en tu equipo, llegan a significar un mayor costo monetario que el que se hubiera invertido en el programa original.

 

Recuerda, un software ilegal nunca funciona bien del todo y tarde o temprano dará problemas.