Debido a la situación actual, los engaños y robos a través de medios electrónicos han aumentado considerablemente, por ello, te hablamos del vishing; una forma de estafa que busca sustraer los datos personales y bancarios del afectado a través de una llamada telefónica, recreando una voz automatizada semejante a la de las entidades bancarias.

Para evitar ser víctima del vishing te recomendamos:

Hacer caso omiso de cualquier teléfono que se incluya en un SMS diciendo que se ha efectuado una compra con tarjeta de crédito en un establecimiento cercano a tu zona y a tu nombre; en su lugar, busca el teléfono del banco y márcalo tú mismo. Procede de la misma manera si te ofrecen revisar, corregir o cancelar alguna factura.

No hacer clic directamente en un enlace que nos dice que lleva a la portada de nuestro banco. Hay que escribir manualmente las direcciones en el navegador para estar seguros de la autenticidad del portal bancario.

Nunca proporciones información sensible en un SMS o llamada, especialmente si te solicitan información acerca de tu identidad y número de tarjeta para, supuestamente, cancelar una transacción.

Ignora cualquier SMS que solicite efectuar alguna otra operación; nuevamente corrobora con tu banco directamente al número oficial.

Evita hacer caso de mensajes de técnicos informáticos que, con la excusa de limpiar el ordenador de virus, piden el pago de una cantidad de dinero a través de una plataforma en la que quedan registrados los datos bancarios.

Si vendes productos por Internet, redes sociales, etcétera, los estafadores pueden hacerse pasar por compradores interesados en aquello que vendes. En este caso, tratan de obtener tus datos bancarios completos con la excusa de que es para agilizar el pago; no los proporciones.

Recuerda siempre que tu información da poder a las personas que logran obtenerla; mantenla lo más privada posible.