“Un conflicto reta a lo estático, es uno de los factores principales del cambio social, fomenta la actividad social, la organización, los pactos y las estrategias que crean relaciones”, expresó el Embajador Raphael Steger Cataño, jefe del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la UDLAP, en su participación en «Tolerancia, el valor de la Paz», programa organizado por la Secretaría General de Gobierno.

En su conferencia “La Paz y la Tolerancia”, el Embajador Steger Cataño explicó que un conflicto puede resultar beneficioso para la sociedad al generar un cambio e innovación, siempre que su solución sea pacífica. “Los conflictos se generan cuando los intereses humanos entran en confrontación, las familias son lastimadas, las comunidades y naciones se dividen. No deben terminar en victoria o derrota de las partes, tampoco debe tener un desenlace violento porque las partes pueden aprender a tener acercamientos de cooperación que les permitan un avance de la búsqueda de los intereses propios”.

En el contexto histórico hay un sinfín de conflictos alrededor del mundo con diferentes propuestas para acordar la paz, pero habría que comenzar en esas palabras conciliadoras que se expresan cuando más se le necesitan, porque “no podemos vivir sobre la base de que heredamos una tradición bélica. Las partes de un conflicto político, cultural, económico, social o interpersonal deben aceptar el establecer relaciones de confianza y de tolerancia”, expresó el catedrático de la UDLAP.

En ese sentido un discurso de paz significa la convicción de las partes para lograrla y se requiere el fortalecimiento de todos los aspectos positivos que la componen. “La paz supone la ausencia de conflictos, mientras que la tolerancia es la capacidad individual y colectiva para gestionar la solución a los problemas de una manera efectiva y pacífica. No se puede tener un buen negociador sino se tiene tolerancia”, señaló el Dr. Steger Cataño.

Por último, jefe del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la UDLAP, aseveró que ser tolerante es la cualidad de las sociedades para vivir en pleno de las diferencias, armonizando los intereses en pro del bien común. “La paz no es fácil de concebir y la tolerancia es fácil de aplaudir, difícil de practicar y muy difícil de explicar”.

Lo anterior fue dictado ante la presencia de la Dra. Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de la Paz en 1992; el Mtro. Fernando Manzanilla Prieto, secretario General de Gobierno de Puebla; el Lic. Luis Maldonado Venegas, secretario de Educación Pública del Estado y el Dr. Rafael Moreno Valle Rosas, gobernador del Estado de Puebla, quien fue el encargado de inaugurar el programa de recuperación de la confianza ciudadana de la Secretaría General de Gobierno: «Tolerancia, el valor de la Paz», cuyo objetivo fue divulgar las acciones que reflejen la política plural de Gobierno del Estado de Puebla para restituir la confianza ciudadana.