“Si trabajamos juntos seremos capaces de hacer lo correcto para que las empresas sean más competitivas y con mayor posibilidad de exportación”, expresó el Dr. Luis Ernesto Derbez Bautista, rector de la Universidad de las Américas Puebla, en el evento denominado “Aib-lat conference 2013, inward, outward and within: Investment & Latin America”.

La importancia de las naciones latinoamericanas en temas de inversión y exportaciones ha hecho que países como México y Brasil, por su tamaño de economía y número de habitantes, generen enormes expectativas en el mundo, por ello la Academia de Negocios Internacionales organizó este ciclo de conferencias sobre educación e innovación en la  Universidad de las Américas Puebla, con el fin de que representantes de Chile, Perú, Colombia, Canadá, Argentina y Brasil dialoguen sobre la integración de los mismos para avanzar y tener mayor presencia a nivel mundial.

Sobre lo anterior, el Dr. Derbez Bautista enfatizó diversas desventajas que tienen los países latinoamericanos para entrar y posicionarse en el mercado norteamericano, principalmente los miembros del NAFTA (North American Free Trade Agreement o Tratado de Libre Comercio de América del Norte), como el tener monopolios que cierran las oportunidades, las malas negociaciones en términos de trabajo, el no tener un sistema de transportación requerido que aminore los días de entrega y la poca concentración para invertir en ciertas industrias.

Ante esto, el Dr. Roberto Solano Méndez, decano de la Escuela de Negocios y Economía de la UDLAP, señaló que una región tiene su fortaleza cuando se maneja como una sola y no como divisiones. “Sí hay un país que tiene su vocación sobre un producto agrícola, por sus características geográficas, recursos naturales, etcétera, hay que dejar que sea el que provea a Latinoamérica. Cuando queremos estar en todos los sectores y en todos los productos se vuelve un desgaste innecesario”.

El Rector de la UDLAP advirtió que, para lograr lo anterior, se requiere de mucho diálogo en la parte política para que las economías se concentren en los sectores más competitivos y así obtener una mayor posibilidad de abrir el mercado mundial, lo cual representaría numerosos beneficios para los habitantes de cada país, pues un mayor desarrollo económico significa una mejor calidad de vida. “La alta intensidad de las inversiones en el agua de riego ha hecho que las exportaciones de México de brócoli y rábanos domine la comercialización americana”, ejemplificó el Dr. Derbez  Bautista.