Guillermo Ruiz Arguelles (1)

El miembro de la Academia Nacional de Medicina, del Sistema Nacional de Investigadores, de la Academia Mexicana de Ciencias y catedrático de la Universidad de las Américas Puebla,  Guillermo Ruiz Argüelles, realizó un estudio donde analizó diversos marcadores moleculares en pacientes mexicanos con la finalidad de conocer el origen de algunas  enfermedades con causa genética.

Guillermo Ruiz Arguelles (2) La publicación lleva por nombre “The mutation profile of JAK2, MPL and CALR in Mexican patients with Philadelphia chromosome-negative myeloproliferative neoplasms” y fue realizada gracias a la sinergia de varias universidades, la Universidad de las Américas Puebla, la Universidad Metropolitana, la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y Laboratorios Ruiz. “El estudio nos da la oportunidad de conocer todos los posibles marcadores moleculares de los síndromes activos, específicamente el JAK2, MPL y Carl en pacientes mexicanos, donde pudimos observar que su distribución es distinta a la que ocurre en poblaciones caucásicas” agregó en entrevista el catedrático UDLAP.

El artículo fue divulgado en la revista Hematology/Oncology and Stem Cell Therapy, publicación árabe de libre acceso internacional de la que el catedrático UDLAP forma parte del comité editorial internacional. “Existen muchas enfermedades dermatológicas que suelen ser más frecuentes en ciertas culturas que en otras, por lo que su incidencia puede ser un factor clave para determinar su origen y con ello realizar investigaciones que puedan obtener su cura”.

Respecto a esta sinergia universitaria, el especialista incidió en la importancia de generar conocimientos nuevos con jóvenes estudiantes de medicina, entre los que destacó la participación de la egresada UDLAP Mónica González, quien actualmente se encuentra trabajando en investigación médica en la Universidad de California en Estados Unidos.

A propósito, señaló que la medicina en Puebla ha mejorado en los últimos años con la llegada de hospitales nuevos, lo cual ha beneficiado a la ciudad en materia de salud, sin embargo, considera que las investigaciones enfocadas a la medicina se han ido retrasando. “Un médico ético es aquel que se involucra en labores de atención a pacientes, en la enseñanza de la medicina a las nuevas generaciones, y a la creación de nuevos conocimientos; ha sido demostrado que el médico que desarrolla estas tres capacidades logra atender mejor a sus pacientes pues les ofrece mejores opciones de tratamiento”.

Finalmente, señaló que las generaciones jóvenes son las que pueden salvar de esta mediocridad relativa a la práctica de la medicina como un oficio, ya que el médico dedicado únicamente a curar funge como un artesano u operario. “Es nuestra obligación como médicos dirigir nuestros esfuerzos a profesionistas, responsables y éticos en la práctica médica a la divulgación, creación y desarrollo de investigación para lograr demostrar que la medicina no es un oficio, sino una solución”.

Descarga el PDF aquí.