Dra. Claudia Estrella Castillo Ramírez.

Profesora de Tiempo Completo del Departamento de Finanzas y Contaduría

claudia.castillo@udlap.mx

fianzas

Las finanzas han adquirido  una gran importancia en la actualidad. De ser una actividad ligada a revisar  libros de contabilidad o buscar financiamiento cuando se necesitaba; ahora es considera una disciplina que ha ido evolucionando.

A principios del siglo XX, durante la segunda Revolución Industrial, se conforman las primeras empresas que buscan crecer, por lo que se necesitan grandes números de acciones y con ello,  la figura de los mercados financieros. En los siguientes años, y con el surgimiento de la Depresión de los años 30’ y la Segunda Guerra Mundial, las finanzas no son materia relevante dentro de las empresas, ya que la economía se encontraba en una crisis internacional y las políticas de financiamiento no eran riesgosas. Sin embrago, al final de la década de los 50’ y durante los 60’, se comienzan el desarrollo del análisis financiero y para los años 70’  se enfocan este análisis en la rentabilidad y el crecimiento de las empresas.  Actualmente, las finanzas se concentran en crear valor para los accionistas y satisfacer a los clientes que requieran servicios financieros.

Las finanzas son usadas por empresas, por gobiernos, por individuos, y también por numerosas organizaciones. Entidades que  tienen un objetivo en común, realizar una buena inversión mediante  el uso correcto de los instrumentos financieros, los cuales  determinarán  el éxito de una empresa o una persona.

Los contratos más comunes en los mercados de instrumentos financieros son: Futuros, opciones, forwards y swaps, los cuales son  utilizados por las empresas mexicanas con el fin de cubrirse de los riesgos por el costo del financiamiento ante el aumento del precio de las divisas en las que se deben pagar los créditos y el aumento de las tasas de interés.

Es importante mencionar que este tipo de contratos deben ser utilizados como medios de cobertura de riesgo ya que  si se utilizan para especular sin un análisis adecuado puede generar mayores problemas.

Entre el año 2002 y agosto de 2008, el precio del dólar se había mantenido en niveles cercanos a los 10 a 11 pesos por dólar y, muchos analistas financie­ros consideraban que, pese a la crisis económica mundial, el precio habría de mantenerse en los mismos rangos por los siguientes meses.  Con estas expectativas, algunas empresas mexicanas compraron instru­mentos financieros derivados sobre el tipo de cambio del dólar, entre ellos contratos de Futuros y Forwards.

Por ejemplo, se estipuló el derecho de ven­der dólares al precio de 12.00 pesos por dólar, los compradores de contratos de Futuros cortos tenían el derecho y obligación de vender dólares a ese pre­cio, independientemente de los precios spots de dólares, y mientras el precio del dólar fuera menor a 12, se traducía en utilidad, dado que podían comprar los dólares en el mercado spot a precios menores de 12 pesos y venderlos a 12 pesos por dólar. Ello generaría utilidades siempre y cuando el precio del dólar se mantuviera por debajo a los 12 pesos por dólar. Por el contrario, si los pre­cios aumentan por arriba de 12 pesos se generan pérdida. Cuando el precio del dólar alcanzó el nivel de 15 pesos por dólar, se tenían que comprar los dólares en el mercado spot a 15 y venderse a 12 pesos, lo cual se tradujo en pérdidas de 3 pesos por cada dólar. En el Mexder[1], cada contrato de Futuros ampara 10 000 dólares, lo que significa que, para un precio spot de 10 pesos, pese a que la utilidad fue de $20 000 pesos. En contraste, cuando el precio spot alcanzó el precio de 16 pesos, la des-utilidad fue de 4 pesos por dólar y, por contrato, en el Mexder de $40 000 pesos.

Bajo este escenario varias  empresas mexicanas terminaron con pérdidas por encima de 2 500 millones de dólares, siendo el caso de Cemex, Alfa y Bachoco, y la más afectada la empresa Co­mercial Mexicana. Según las fuentes de estas empresas algunas de estas usaban su teso­rería para obtener utilidades en los mercados cambiarios apostando al precio del euro y del dólar.

Estos nos lleva a reflexionar que en este mundo global  las finanzas  son un área del conocimiento en el cual existe un amplio camino por recorrer y que además adquiere mayor importancia debido a la globalización. Por lo cual, es importante estudiar y conocer todos estos instrumentos financieros que permitan adoptar las posiciones adecuadas  para generar las  coberturas de los  riesgos implícitos en estos mercados y recordar que las actividades de especulación siempre llevan implícito un alto riesgo y que en el largo plazo generan grandes pérdidas financieras.


[1] Mercado  Mexicano de Derivados

Descarga el PDF aquí.