Ma. Del Carmen M. Morfín (UDLAP) y Ma. Evelinda Santiago (ITPue)

mariac.morfin@udlap.mx

Durante décadas la actividad turística ha contribuido, al igual que otras actividades económicas, a la contaminación ambiental y a la desarticulación de las culturas. Este impacto es resultado del formato masivo con el que se diseñan los enclaves turísticos. El objetivo de éstos es atraer un mayor número de personas a los bellos paisajes de los países que urgen de ingresos, convirtiéndose para ellos en Maná del cielo. Sin embargo, gran parte de este Maná se queda en unas cuantas manos nacionales y extranjeras. En este sentido, el turismo para los habitantes locales sí representa una fuente de empleo, pero significativamente precaria por las características de las actividades que propicia: ama de llaves, maletero, choferes, meseros, recepcionista, camarista, entre otros. Los puestos más remunerados son para aquellos que logran estar a la altura de los estándares requeridos, lo que nos lleva a afirmar que el turismo de masas, como estrategia para el alivio de la pobreza, ha fracasado; contrariamente, la ha incrementado, a su vez que ha impactado severamente los ecosistemas de estos territorios.

En los destinos existe una porción geográfica glamorosa, “vestida” de grandes hoteles; pero detrás se esconden poblaciones que forman grandes cordones de miseria sumergidas en el deterioro ambiental. Esta situación nos lleva a reconocer que muchas historias de ficción se convierten en riesgos reales no sólo para el turista, sino también para el habitante. La actividad turística tiene la posibilidad de hacer una reconversión de sus procesos para que atienda las demandas sociales y ecológicas que se ciernen sobre el planeta. Aquí se propone que la actividad turística sea una estrategia pedagógica, la Alfabetización Socioecológica del Turista en el Destino, basada en los fundamentos teóricos de la pedagogía crítica, las disciplinas sociales y las profesiones de ayuda. De esta forma persigue la alfabetización en torno al destino como territorio habitado por historias en lugar de ser un espacio vacío. A partir de lo anterior se utilizaron dos variables que dan sostén a este trabajo: la alfabetización reflexiva y la resiliencia, ambas son concretadas a través de la animación turística, misma que se ha echado a andar en San Andrés Cholula, Puebla, con el título: Mole, una experiencia Cholulteca. La animación está siendo llevada a cabo por un grupo de mujeres llamadas Señoras Cihuame San Andrés A.C., quienes inicialmente se unieron para recobrar su memoria histórica y restaura el Exconvento dieguino construido en 1557, que en 1673 fue víctima de un proceso político gestado para demolerlo. Sin embargo, aunque una parte importante fue derrumbada, otra quedó intacta hasta el día de hoy. Ésa la parte dañada a la que las Señoras Cihuame se han abocado en trabajar. En este sentido, con el interés de generar fondos para su causa, las Señoras Cihuame se unen al proyecto Alfabetización Socioecológica en el Destino, convirtiéndose en las anfitrionas del taller del mole.

Esta actividad hace un recorrido por el mercado Cosme del Razo de San Pedro Cholula, mostrando a los visitantes las costumbres y enseñando a apreciar frutas, legumbres y semillas que se salvaguardan en ese recinto, que resiste a la invasión de la globalización. Después de apreciar la vida en el mercado, se inicia el taller del mole en la cocina de doña Catalina. Debido a su limitación el taller, está diseñado para diez personas, quienes al final del día se comen su propio mole. Se cree que la actividad turística puede convertirse en un catalizador de reencuentros de la humanidad con su sentido humano; pero su tendencia a ser masivo y basado en la acumulación del capital de los polos turísticos debe cambiar. Hay una realidad innegable: no se está viviendo una era de cambios, se está presenciando un cambio de era, y la especie humana, sin sus carcazas tecnológicas no podrá sobrevivir a las respuestas, justas, de la Naturaleza.

Hasta el momento se han realizado 12 talleres del Mole, donde se ha comprobado que la animación turística a través de la alfabetización socioecológica del turista en el destino de San Andrés Cholula, ha llegado a ser una vivencia enriquecedora para quién la ha realizado, haciendo de ésta una actividad imposible de olvidar, ya que el haber formado parte activa de esta acción (hacer mole tradicional), se lleva más allá que en una sola fotografía, se lleva la vivencia misma, conformada por olores, formas, técnicas, métodos, costumbres, sabores… se lleva en las sensaciones propias causadas y que por sí solas integran una experiencia única; adicionando a ésta, el beneficio económico directo a las señoras Cihuame, por transmitir sus conocimientos, ritos y tradiciones de una actividad acostumbrada desde años atrás que la formaron y que ahora les ayuda sin intermediarios, un patrocinio inmediato con una visión de resiliencia a sus usos y costumbres que les enorgullece día a día.

Referencia:

Alfabetizar socioecológicamente al turista en el destino: San Andrés Cholula, Puebla. En: Marie Claude Brunel Manse, Nohora Beatriz Guzmán Ramírez y Rosalia Vázquez Toríz (Coordinadoras). Volumen III. Alternativas y transformaciones en el manejo de recursos naturales. Colección de libros Campesinos y procesos rurales. Diversidad, disputa y alternativas. Elsa Guzmán Gómez, Gisela Espinosa Damián y Roberto Diego Quintana (Coordinadores de la colección). Coedición: AMER, ECOSUR y Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Primera edición 2014, pp. 193-218