how-to-remember-things-forever_7ds9

El sueño de todo estudiante, de cualquier edad, asignatura o etapa; recordar todo lo que ve en clase sin necesidad de estudiar. Aunque es muy probable que no recordemos al 100% la información que se nos presenta en el día, sí puedes trabajar para recordar una gran parte.

Te invitamos a poner en práctica algunos de estos consejos, aunque no recomendamos que dejes de estudiar,para que sea mucho más fácil repasar lo visto en clase;)

rem1. Duerme bien. Si te desvelas mucho, el cerebro no funciona normalmente y esto puede afectar tu rendimiento no sólo académico sino general; por mucho que estudies. Las horas de sueño que necesitas dependen de tu edad y otras circunstancias, sin embargo, la recomendación es dormir de 8 a 7 horas ininterrumpidas diarias.

2. Hidrátate y come bien. Tu cuerpo se compone en su mayoría por agua; un desequilibrio en estos niveles puede traerte consecuencias. La deshidratación trae problemas de concentración, pero sucede lo mismo que con las horas de sueño, las necesidades de hidratación de una persona varían según sus circunstancias, sin embargo, 2 litros de agua al día son la recomendación médica. Asimismo, no tomes los 2 litros en un mismo momento; se recomienda que distribuyas pequeñas cantidades de agua a lo largo del día.

Lo mismo con los alimentos, si tu cuerpo recibe los nutrientes que necesitas, te sentirás bien físicamente y por lo tanto tu cerebro no tendrá tantas dificultades mientras trabaja con esfuerzo. Aliméntate balanceadamente, es mejor si un médico te evalúa para recomendarte los alimentos que necesitas en tu día a día, pero en general, frutas, verduras, proteínas y el resto de los grupos alimenticios en un balance general son la recomendación habitual.

images3. Analiza cuál es tu tipo de aprendizaje. Si eres de aquellos que comprenden mejor con tablas, gráficos o imágenes, trabajas a base de aprendizaje visual. Si recuerdas mejor lo que escuchas y la música te ayuda a estudiar, seguramente tienes una tendencia a aprender auditivamente. Por último, si eres de aquellas personas que suelen moverse mucho en clase y que no pueden mantenerse quietas por mucho tiempo, es muy probable que tengas un estilo de aprendizaje quinestésico.

Adecua tu estudio a estas características personales, lo mismo cuando te encuentres en clase.

4. Haz interesante lo aburrido. Hay muchas clases que nos agradan y en las que el conocimiento presentado nos es de fácil comprensión por tanto disfrutamos mucho. Sin embargo, si la clase es tediosa y lo que ves en ella no te genera disposición a aprender, será mejor que trates de hacerla interesante. Relaciona lo que aprendes a una historia e imagina temas relacionados en tu mente. También puedes relacionar palabras, frases o imágenes en las clases con intereses personales, como un videojuego, un libro, etc.

o-BRAIN-GAMES-5705. Pon atención en clase. Si prestas atención durante las lecciones en clases normales, recordarás más fácilmente la información vista y estudiarás mejor (y en menos tiempo) porque tu cerebro recordará las cosas con mayor facilidad. Esfuérzate por comprender lo que ves sin distracciones. Valdrá la pena cuando no tengas que pasarte 10 horas seguidas estudiando para tu examen.

6. Toma apuntes. Las notas que escribas de lo que veas pueden ser de gran ayuda a la hora de estudiar para un examen; además, mientras tomas nota te mantendrás enfocado en la clase. No trates de escribir toda palabra que salga de la boca de tus profesores ni todas las diapositivas de las presentaciones expuestas, resume y sólo anota los puntos más relevantes para no perderte de algo importante mientras escribes.

Si puedes, lee tus notas al final del día escolar (te tomará unos minutos), para reforzar este aprendizaje.

No te recomendamos que tomes fotos a las diapositivas porque aunque esto te facilita la disponibilidad del material, permites que tu cerebro tome atajos y evite aprender.

n-WOMAN-CHALKBOARD-628x3147. Comenta con el grupo. Explicar y discutir la información con alguien más puede hacer que recuerdes mejor, ya que te escuchas a ti mismo además de a tus compañeros, haciendo más fácil que recuerdes un tema al hacer memoria de lo que dijo alguien en particular; si estaba de acuerdo contigo, si no, si lograron ponerse de acuerdo… Además, en caso de que algo no haya quedado muy claro, encontrarás personas que te pueden ayudar a ponerte al corriente.

8. Concéntrate en una cosa a la vez. Evita estar revisando el tema del momento en redes sociales o atender el Whatsapp. Si estás realizando una tarea procura alejar todos tus entretenimientos y comprométete a hacer lo que tengas que hacer. Será sólo por un rato y si estás realmente concentrado, verás que se pasará rápidamente.

9. Cambia la posición de tus objetos. Para acordarte de algo que nunca recuerdas (estudiar, hacer tareas…), puedes recurrir a poner objetos en otro lugar. Si se te olvida estudiar, puedes colocar tu libro cerca de tu despertador o tus apuntes cerca de tu computadora, el simple hecho de ver estos objetos fuera de su lugar te hará recordar que los pusiste ahí por una razón.

10. Cierra los ojos sólo por un momento y recapitula lo que viste en tu día de clases. Trata de visualizar los salones de clase, profesores, compañeros, tonos de voz, diapositivas… verás que, si lo haces, recordarás detalles que no habías tomado en cuenta en el momento de la clase y que te ayudarán a recordarla mejor. SI lo consideras necesario, apunta o graba estos detalles para afianzar el conocimiento.

¿Qué te parecieron estos consejos? Si ya los aplicas o tienes alguno que no se mencionó, no olvides compartirlo con nosotros para que tus compañeros puedan utilizar el consejo 😉