jorge ayestas udlap  (1)

Jorge Luis Ayestas, bicampeón del Torneo Nacional de México de baloncesto con la Universidad de las Américas Puebla en 1988 y 1992, será inducido al Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense; tras años de ser seleccionado nacional por su país e impulsor del deporte ráfaga.

jorge ayestas udlap  (2)Nacido en Managua en 1970; Jorge Luis encontró en el baloncesto el medio idóneo para mostrar sus habilidades atléticas y competitivas. Su determinación lo llevó a la selección nacional juvenil nicaragüense a los 15 años y un par más tarde se sumó al representativo mayor. Entre tantos torneos internacionales disputó cinco Carlos Ulloa in Memoriam, siendo declarado el Jugador Más Valioso en la edición de 1991.

Precisamente en la versión de 1987, que se desarrollaba en Managua; Ayestas enfrentó al representativo de la UDLAP mostrando su calidad como jugador armador. Luego del partido le ofrecieron una beca deportiva que aceptó para comenzar la Licenciatura en Ingeniería en Sistemas Computacionales. Instalado en Cholula, Jorge Luis brilló en cada partido que sostuvo durante su estancia de 1988 a 1993: fue Novato del año en la Liga Universitaria de México, Mayor encestador en los dos campeonatos que consiguió, Jugador Más Valioso y miembro del Quinteto Ideal en el torneo de 1992, doble subcampeón en el Torneo Nacional de México (1989 y 1990). <<La UDLAP representó para mi calidad integral. Disfrute mucho todas las experiencias de mis estudios universitarios, así como la práctica y resultados del baloncesto. Estoy sumamente orgulloso de ser exaUDLAP>>, comentó.

Como participe de la selección nicaragüense Jorge Luis estuvo 11 años, en ese tiempo ganó medalla de bronce con el combinado juvenil en el Centroamericano de 1986 en Honduras, repitiendo la hazaña cuatro años más tarde en los Juegos Centroamericanos celebrados en el mismo lugar, jugó el Torneo William Jones en China Taipei de 1991. En su país natal ha sido cuatro veces campeón nacional con Astros y UAM.

Ahora a sus 45 años, Ayestas será homenajeado por la Federación Nicaragüense de Baloncesto (FENIBAL) para ingresar al Salón de la Fama del Deporte de su nación y recuerda todas las historias que compartió con el equipo de la Universidad de las Américas Puebla, pero sobretodo las experiencias de compartir con el coach Morris Williams. <<Él me enseñó a enfrentar los retos, su nivel de exigencia eran tal que programaba entrenamientos hasta los domingos. Siempre tuvo tiempo para escucharnos y aconsejarnos, así como para pedirnos que respetáramos la camiseta de nuestra institución en todo lugar que estuviéramos>>.