Dr.-Einar-Moreno-Quezada-web

Dr. Einar Moreno Quezada

Director académico del Departamento de Finanzas y Contaduría UDLAP

einar.quezada@udlap.mx

Del 30 de enero al 2 de febrero de este año, en Tampa, Florida, un equipo de profesores de la Escuela de Negocios y Economía de la UDLAP asistimos al programa de entrenamiento rumbo a la obtención de la acreditación internacional «Association to Advance Collegiate Schools of Business» (AACSB), la cual es específica para las escuelas de negocios alrededor del mundo. Además de recalcar la importancia de documentar las variadas y diferentes actividades dentro y fuera del salón de clases, ha quedado claro durante las sesiones de trabajo que la evolución de la educación ha dejado de ser opcional.

Durante el programa, colegas provenientes de Colombia, Inglaterra, Suiza, Estados Unidos y México, compartimos experiencias y llegamos a la conclusión de que por muchos años se ha mal entendido el concepto de «libertad de cátedra». Ésta debe ser acotada a las formas de enseñar, así como al uso de las herramientas didácticas que el profesor prefiera, pero no debe ser entendida como la total libertad del profesor para enseñar lo que desee y mucho menos para enseñar temas sustitutos de los contenidos definidos propios del curso que imparte.

Así, la evolución de la educación tiene su fuente principal en el profesor y su revisión constante de resultados durante y al final del curso impartido, es decir, de las mejoras que realice periódicamente para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Sabemos que aquello que no se mide no se puede administrar por lo que resulta crítico medir al menos tres elementos en la ejecución de cada profesor: el compromiso del docente al participar dentro de los procesos de mejora de los cursos, la innovación en soluciones para mejorar dichos cursos y el impacto que genera la implementación de las posibles soluciones.

Pareciera, de primera impresión, que las acreditadoras incrementan el trabajo diario del docente, pero la realidad es que nos están ayudando a formalizar nuestros procesos de enseñanza para mantener la competitividad de nuestros estudiantes y, consecuentemente, de nuestros egresados, nuestra razón de ser.

Buscamos asegurar que nuestros estudiantes llevan las competencias y conocimientos necesarios para enfrentar los retos de la globalización desde sus distintas áreas del conocimiento. Es nuestra responsabilidad, como facultad, medir nuestros resultados, analizarlos y generar planes de acción para mejorar, no como un paso para alcanzar las acreditaciones, sino como una filosofía de trabajo, un esfuerzo constante que nos permita ser competitivos como Escuela de Negocios y Economía, alrededor del mundo.