Siete de las diez anotaciones  de los Aztecas de la UDLAP fueron por tierra, siendo Jordan Brooks la figura con tres de ellas. De esta forma la Tribu consiguió su segunda victoria al hilo con un amplio marcador de 71 puntos a 0 y la siguiente semana amenaza con algo similar, aunque parezca un poco más exigente.

Así las acciones: transcurrían 12:53 minutos  de haber iniciado el juego, cuando Alfredo Linares encontró a un solitario Eduardo Retana dentro de la zona de anotación, moviendo por primera vez los números en el tanteador. Esta acción fue complementada con dos puntos extras, gracias a la atrapada de Sebastián Olvera en una conversión (8-0). 6 minutos posteriores nuevamente Olvera apareció en el juego atrapando un pase largo, el cual lo puso en tierra prometida (15-0). Llegando a 1 minuto 35 segundos, Jordan Brooks emprendió la huida en su acarreó desde casi mitad del campo para la tercera anotación (22-0).

En el segundo cuarto, la imagen de Brooks volvió a brillar a los 11:08 minutos  al tomar el ovoide del piso casi en la yarda 50, hacer un par de cortes y avanzar hasta el final del campo para sumar 6 puntos más a las huestes Aztecas (29-0). Pasaron 3 minutos más y Eduardo Valle recibió el balón por la banda izquierda, hizo un quiebre a dos contrincantes y fue suficiente para irse completamente sólo hasta tierra prometida (36-0). Todavía con 3:32 minutos  en el cronómetro, Jordan acumuló más unidades en un acarreo de pocas yardas para irse al descanso 42-0.

Regresando de la pausa intermedia los árbitros decidieron llevar ellos mismos el reloj, para que el tiempo fuera corrido. Acto que la Ola Verde no importunó en lo mínimo, decidiendo echar mano de su defensiva para apabullar cualquier intento ofensivo de los Zorros. Esto tuvo recompensas al interceptar un envío tijuanense por parte de Ramón Gaxiola que terminó en otra anotación (50-0); tiempo después Arturo Orona volvió a interceptar para darle la oportunidad a la ofensiva Azteca, acción que fue positiva porque Ernesto Araujo acumuló otros seis puntos en una jugada por tierra (57-0).

Ya con el daño hecho, la Tribu Verde decidió rotar a sus jugadores en los últimos instantes del juego. Esto no hizo menos el poderío al ataque, porque Pablo Garavito hizo dos anotaciones en jugadas terrestres para decretar el marcador de 71 puntos a 0, adicionando los extras cometidos por Arturo Galván.

En su balance al término del juego el head coach Eric Fisher destacó el trabajo de su defensiva, por no dejar que sus oponentes anotaran, mientras que de su ofensiva no quiso abundar más hasta ver los videos, sin embargo, se mostró contento por el puntaje. “Con el marcador en cero estoy más satisfecho que la semana pasada, pero a la siguiente será un partido más difícil, están jugando bien y espero un rival mucho más fuerte”, afirmó el entrenador de los Aztecas de la Universidad de las Américas Puebla.