En esta XXX Universiada de Verano (o Mundial) los seis Aztecas de la UDLAP, que acudieron al llamado de la Selección Mexicana, cumplieron a cabalidad en cada momento que fueron requeridos: conquistando una medalla en taekwondo poomsae, ganando dos duelos decisivos en taekwondo combate, haciendo lo mismo en juegos de voleibol y dejando hasta el alma en todo instante de competencia.

México y el mundo deben aplaudir el esfuerzo de los estudiantes deportistas que representaron a su país en Nápoles 2019, pues durante 12 días dieron muestra de un gran espíritu competitivo para hacer una presencia extraordinaria. Y la Universidad de las Américas Puebla no es la excepción, al ver que los miembros de su Tribu Verde se entregaron al máximo en la disciplina solicitada, como Víctor Parra y Jerónimo Ramos; quienes dieron su talento con el combinado tricolor de voleibol en los partidos que disputaron en PalaSele de Eboli, PalaCoscioni de Nocera y el Palazzetto dello Sport de Ariano.

Jerónimo terminó con una estadística de 27 remates, 6 bloqueos, 22 servicios, 46 jugadas a la defensiva; Víctor hizo 29 remates, 31 bloqueos, 55 servicios, 11 jugadas defensivas. Ambos Aztecas fueron fundamentales en los juegos que disputó México ante su similar de Argentina, Japón, Suiza, Italia, Hong Kong e Irán; estos últimos los venció por marcadores de 3 sets a 1 y 3 a 0 respectivamente. “Esta experiencia fue algo inolvidable, el ambiente con el que te reciben, las atenciones prestadas, las personas y el servicio de hospedaje, todo fue maravilloso”, dijo el jugador central, Víctor Parra.

En otro punto de la ciudad italiana, Ana Zulema Ibáñez y David Gutiérrez dictaban otra historia del deporte nacional en el taekwondo, modalidad poomsae, al contender en cuatro categorías. David lo hizo en tercia, terminando en quinto lugar general puntualizando 7.516 unidades. Ana Zulema concursó individualmente y también en tercia, alcanzando la quinta posición en ambas pruebas con 6.790 y 7.433 puntos respectivamente. A pesar de ello, junto a su compañero Leonardo Juárez dieron lo mejor de sí en las rondas efectuadas en la competencia por pareja, haciendo una serie de movimientos que cautivaron a los jueces en la última, a tal grado que les dieron una calificación acumulada de 7.300.

Con esto se adueñaron de la medalla de bronce para México como Pareja Mixta, acción sin precedente alguno. “Jamás había participado en una final en donde se combinaron el poomsae tradicional y el freestyle, fue algo nuevo, diferente y que sin duda disfruté bastante. Tanto en individual como en tercia di lo mejor de mí, no me quedé con nada, creo que hice un excelente trabajo y representé a mi país lo mejor posible, hice todo lo que estaba a mi alcance”, expresó la multi medallista Azteca.

Unos días después Daniela Torres y Sergio Gómez estuvieron en el Palazzetto dello Sport en Casoria, lugar donde igual se desarrolló el taekwondo en la modalidad de combate. Con una gráfica altamente pesada, Daniela cayó en dieciseisavos de lugar frente a la representante de Estados Unidos, Cheyenne Lewis por 19-0. Sergio Gómez escaló varias posiciones tras vencer en dieciseisavos a Temuujin Purevjav de Mongolia, por 1 punto a 0; en la ronda de octavos de final dominó Marko Mutak de Croacia por 11 a 7; pero tropezó en cuartos de final ante Soufiane Elasbi de Marruecos por tanteador de 19 a 1.

Ante esta inminente marea de resultados, los Aztecas de la UDLAP ratifican ser un equipo de prosapia tanto en lo nacional, como en plano internacional. Pues tan sólo en esta década han sido 22 los participantes en una Universiada de Verano (o Mundial): 7 fueron de futbol soccer, otros 7 de taekwondo, 5 de baloncesto y 8 de voleibol, más tres ganadoras de medallas en el balompié y el deporte marcial.