Dr. Rubén Alejos Palomares

Profesor del Departamento de Computación, Electrónica y Mecatrónica

ruben.alejos@udlap.mx

STEM es el acrónimo de Sciences, Technology, Engineering and Mathematics, que agrupa los campos donde se desempeñaría profesionalmente un egresado de ingeniería o ciencias. Diversos estudios coinciden que el 75% de las oportunidades laborales estarán demandando profesionistas con perfil STEM para ocupar posiciones en el sector productivo, que cada vez se verá más afectado por la automatización y las tecnologías digitales. Muchas de estas posiciones laborales –actualmente– son desconocidas considerando la evolución acelerada de la tecnología. Así, un nuevo profesionista deberá tener no sólo los conocimientos de su especialidad, sino exhibir competencias laterales que le permitan adaptarse a un mercado laboral incierto. Entre estas competencias se encuentran: solución de problemas, pensamiento crítico, trabajo en equipo, creatividad, inventiva, iniciativa, comunicación, alfabetización informacional y aprendizaje autónomo.

Las asociaciones de profesionistas de ingeniería y ciencias han promovido, desde hace algunos años, la educación STEM, realizando esfuerzos por incluir las competencias en el currículo de las carreras para incrementar la competitividad de manera que se responda más efectivamente a las demandas de los empleadores y faciliten la inclusión laboral y el desarrollo profesional.

Por otro lado, las agencias acreditadoras vienen orientando las competencias de egreso hacia el perfil STEM cuidando una preparación equilibrada en diversas áreas de ciencias e ingeniería y educación general, mientras se desarrollan paralelamente las competencias laterales.

Ante este panorama, los planes de estudio se han venido adaptando al perfil STEM, donde se miden las competencias mediante estrategias que permitan mejorar paulatinamente la calidad del aprendizaje. Los planes de estudio han dejado de ser espacios exclusivos para transmisión de conocimiento para, adicionalmente, desarrollar y medir el perfil STEM.

Sin embargo, aún con todos los esfuerzos, se presentan rezagos por la contracción de los planes de estudio, y porque el desarrollo de estas competencias debe comenzar –según algunos autores– a edades tempranas para incidir simultáneamente en el desarrollo de las competencias y en revertir la creencia social de que los perfiles STEM son predominantemente masculinos, contribuyendo a la equidad de género en las carreras de ingeniería y ciencias.

Tomando como base lo anterior, el proyecto «PI-ensa/STEM/PI-ensa Ciencia» intenta contribuir al desarrollo de las competencias STEM en jóvenes de niveles secundaria y preparatoria, provocando el empoderamiento y reforzamiento de las mismas en jóvenes universitarios que colaboran en la oferta de talleres motivacionales relacionados a las carreras de ingeniería y ciencias.