La evolución tecnológica y la situación de contingencia sanitaria actual nos impulsa a encontrar nuevas formas de realizar nuestras actividades diarias, entre estas, comprar. Ya sea la despensa, medicamentos, electrónicos, servicios, membresías, ropa; o prácticamente cualquier cosa, es seguro que puedas adquirirla en línea.

Para que puedas realizar estas transacciones de forma segura en el mundo digital, te sugerimos lo siguiente:

Investiga a cualquier negocio en línea en donde quieras comprar. Tómate un tiempo para confirmar la legitimidad y confiabilidad del negocio donde deseas comprar. Las reseñas y sitios dedicados a las compras pueden darte información útil al respecto.

Asegúrate de que el sitio web sea seguro. Comprueba que el sitio web de la empresa es el que corresponde y no uno falso o erróneo.

Infórmate de las condiciones del sitio y la política de devoluciones de la empresa. Así podrás realizar una reclamación y recibir un reembolso o reemplazo, en caso de que estés inconforme con tu compra.

Actualiza tu software y la protección contra virus. De esta forma podrás asegurar el correcto funcionamiento de la plataforma y protegerte contra ataques maliciosos.

Utiliza contraseñas seguras para las cuentas en línea. Recuerda las reglas básicas de una contraseña segura, procura cambiarlas regularmente y no repetir contraseñas entre plataformas.

No compartas información de más. No brindes datos que no sean necesarios para tu compra. Tu CURP, NSS y otros, son irrelevantes para esta operación.

No uses la red Wi-Fi pública. Tu conexión de datos estándar es más segura, al igual que una red protegida a través de contraseñas y otros métodos.

Paga con tarjeta de crédito, PayPal o una aplicación de pago móvil. Tendrás más protección, ya que los bancos suelen reembolsar con mayor facilidad este tipo de pago. Alternativamente, utilizar servicios en línea como PayPal y aplicaciones para tu Smartphone, evita que los estafadores vean tus datos bancarios.

Sé astuto. Si un trato parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo es.

Revisa constantemente tu estado de cuenta. Así podrás notar si hay alguna compra que tú no hayas realizado y solicitar la aclaración correspondiente.

Comprar en línea puede ser muy conveniente, pero como cualquier actividad en Internet debe hacerse con precaución. Tómate el tiempo para asegurar tus transacciones.