Participación ciudadana en las elecciones en México: involucramiento o indiferencia

Olga-Alicia-Lazcano-Ponce-web

Dra. Alicia Olga Lazcano Ponce

Profesora de tiempo completo del Departamento Ciencias de la Educación

 

Cuando pregunté a un grupo de 200 jóvenes entre 18 y 24 años el nombre del diputado de su distrito como un ejercicio de su involucramiento en la representación política, sólo uno mencionó el nombre completo y el número de su distrito electoral y dos mencionaron el apellido, pero no sabían el número de distrito: 197 no pudieron contestar. La reflexión que ellos mismos hicieron fue muy directa, ¡cómo era posible que no lo supieran!, ¿qué es lo que está pasando en el contexto político que los aleja de su involucramiento?, y la conclusión unánime: «debemos tener mayor participación ciudadana y dar seguimiento a las acciones políticas de nuestros representantes».

Un aspecto importante es que la participación en elecciones sólo es un ámbito de la participación ciudadana, sin embargo, es una acción que muestra interés, decisión, conocimiento de candidatos y plataformas políticas, responsabilidad e involucramiento en la construcción democrática del país.  Un dato relevante del Informe País realizado por el INE y COLMEX y publicado en 2014, muestra que los ciudadanos encuestados en un 53% preferían un Estado democrático; mi preocupación es por qué ese otro 47% no la mencionan y, como coincidencia, tenemos en las elecciones 2016 un abstencionismo muy elevado.

Es importante mencionar que dentro de los objetivos de desarrollo sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), está presente entre ellos: paz, justicia e instituciones fuertes. La pregunta es, ¿cómo lograrlo si no tenemos participación los ciudadanos? Una de las premisas es promover sociedades pacíficas e inclusivas y con acceso a la justicia, que se vinculan con los otros 16 objetivos entre los que resaltan, poner fin a la pobreza, hambre cero, sociedad saludable, educación de calidad, igualdad de género, trabajo y crecimiento económico, acción climática, entre otros. Cómo lograrlo si no estamos involucrados en los problemas mundiales, regionales y locales, si no construimos una sociedad democrática, equitativa, incluyente y justa.  Somos parte de esta responsabilidad social, no lo olvidemos, así como tampoco olvidemos quienes son nuestros representantes y preguntar cuáles son los planes de acción que están desarrollando en beneficio de nuestra sociedad y que están articulados con los objetivos del milenio.

El ejercicio inicial puede aplicarlo a usted mismo, si sabe las respuestas.

Compartir