Basic CMYK

Soy Diego del Río García, egresado de la Licenciatura en Teatro, 2012. Decidí estudiar en la UDLAP porque tuve la oportunidad de ser acreedor a una beca de artes cuando entré a la universidad, después tuve la fortuna de obtener la beca Premio a la Excelencia. Adicionalmente, me interesó el plan de estudios y sus instalaciones; el vivir y entrar en contacto con una comunidad internacional tan diversa e interesante me motivó a continuar mis estudios en la UDLAP.

Sin duda alguna, ocurrieron momentos cruciales en mi etapa como estudiante, muchos de estos aspectos los resolví gracias al apoyo de mis profesores y a la organización de mi tiempo, ya que mientras estudiaba también trabajaba. Siempre he sido multi task esta característica me ayudó a reunir al grupo de teatro musical de la UDLAP que actualmente sigue vigente, además tuve la oportunidad de montar Disney Live, Broadway Highlights, José el soñador y Hairspray. En el mismo tenor, trabajé con el grupo “Teatro de ciertos habitantes”, dirigido por Claudio Valdés Kuri; produje una obra en la que actué dentro del Centro Nacional de las Artes llamada The Dream Project;  entré a trabajar como director residente en OCESA y monté la obra Toc Tocen Buenos Aires.

Una vez que me gradué, vinieron las grandes oportunidades: dirigir en febrero 2012 la obra Espejos con Diana Bracho, Ludwika Paleta, Nailea Norvind, Hernán Mendoza y Juan Carlos Barreto. Posteriormente, dirigí Rudo, dentro del Trolebús Escénico “La Nave” y más recientemente El chofer y la señora Daisy, con María Rojo, Salvador Sánchez, Ari Telch y ahora, Raquel Pankowsky. Este proyecto es una obra muy especial. Es producida por Juan Torres y Guillermo Wiechers, productores de Rojo, Yo soy mi propia esposa y La Madriguera, entre otras obras, El chofer y la señora Daisy, llega a mi vida después de hacer Espejos, con mucho éxito con OCESA. Este proyecto me entusiasma en todos los sentidos, pues es una obra muy bien escrita, ganadora del Pulitzer, en la que pude encontrarme con un grupo humano maravilloso, talentoso y explorar uno de los temas más recurrentes en mi obra hasta ahora: la teatralidad misma. Toda la obra se construye con seis sillas y dos mesas, haciendo uso de la imaginación del espectador, invitándolo a llenar el espacio con su mente, para que la ficción suceda sin olvidar el reto de dirigir actores tan importantes.

Diego del Rio Garcia trabajoGracias al esfuerzo y dedicación puestos en El Chofer y la Señora Daisy, he recibido el premio de Director Revelación por la APT. Es un honor recibir este premio, pues significa que ha dejado huella en quien lo ve. Tenemos la fortuna de tocar al público cada noche y hacerlo vivir una catarsis, (el 95% de las veces ovación de pie), ése es el mejor premio. Recibir este reconocimiento me motiva a seguir trabajando, a realizar un trabajo honesto, a no tenerle miedo a los retos ni a equivocarme.

Dentro de mis funciones actuales puedo destacar la posición de director de ficción, mi labor es la de contar historias y entender al ser humano a profundidad. Mi trabajo es dirigir actores, llevarlos a lugares emocionales y físicos para plasmar en escena lo que me imagino, apoyado por talentosos creativos. Soy el capitán de un barco que navega por aguas muy delicadas: el hecho escénico es de una vulnerabilidad tremenda. Hay que tener mano de hierro con guante de seda. Tengo muchos proyectos de teatro para este 2013. En el teatro comercial, la primera Razones para ser bonita de Neil Labute y en el teatro independiente Tribus de Nina Raine. Espero también meterme en el universo de la dirección en televisión.

Cada uno de estos logros es gracias a las herramientas que me dio la UDLAP, no sólo por los conocimientos aprendidos en clase, sino por las oportunidades constantes y el apoyo para ser emprendedor, haciendo eventos y montajes con el Grupo de Teatro musical y conviviendo con gente de todas las áreas. En la UDLAP aprendí que tú le pones el nivel a la vida que quieres tener. La exigencia únicamente te la pones tú. Por lo tanto, el límite lo marcas tú. En mi vida profesional he aprendido a tratar de entender con mayor profundidad el comportamiento humano, para poder comunicarme asertivamente con mis actores y que ellos a su vez cuenten en el escenario la historia que me interesa transmitirle al espectador.

Como egresado de la UDLAP, tienes los conocimientos suficientes para enfrentarte a diversas áreas. Ese conocimiento básico te da muchas posibilidades y amplía tu campo de acción. La UDLAP es la casa donde viví los cuatro años más maravillosos de mi vida. Confiar en mí, es creer y no darme por vencido.