fotorevista1

  • Hacia una cultura de cero accidentes; de lo individual a lo colectivo

En la actualidad nos encontramos en un mundo que para fortuna de todos, esta completamente inmerso en la interconectividad. Esto nos permite enterarnos al instante de los acontecimientos sin tener restricción de horarios, fronteras o distancias. Asimismo las autoridades en diferentes disciplinas publican sus reportes de estudio sobre temas que toman relevancia por su impacto en la sociedad.

De acuerdo al reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) mueren al año 1.3 millones de personas en el mundo a causa de accidentes viales; en el caso de México tenemos cerca de veinte mil muertes al año por esta misma causa. Asimismo, son hospitalizadas 750 mil personas y una tercera parte queda con una discapacidad permanente. Con el mismo nivel de importancia, 29% de las muertes en accidente vial en México se refiere a peatones. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la OMS han levantado una alerta sobre el tema de accidentes viales, hoy en día es la octava causa de muerte; de continuar con la misma tendencia, será la quinta causa para el año 2020.

22% de los accidentes viales están relacionados al trabajo, mismos que pertenecen a los dos millones de muertes reportadas por la Organización Internacional del trabajo (OIT); aunado a esto, están las pérdidas de activos como sin instalaciones, plantas productivas, vehículos pero sobre todo pérdidas en ventas y servicios por la falta de continuidad del negocio.

Como parte de los planes preventivos y en forma histórica, los programas de Seguridad Industrial iniciaron en las plantas productivas con pocos casos exitosos; los números son fríos y contundentes, siendo un reflejo de lo que somos hoy en día.

Para muchas empresas de tamaño variado, el tema de seguridad industrial ha sido considerado como complejo e infructuoso. La percepción es cierta con base en “su realidad actual”. El tema es complejo, simplemente porque en la mayoría de los casos se estructura en forma independiente a la empresa donde la responsabilidad recae sobre un funcionario de seguridad industrial.

Afortunadamente existen varios casos de éxito que han implementado un plan de seguridad industrial estratégica que se estructura en los siguientes pilares:

clip_image001 Liderazgo organizacional: comandado desde el ápice directivo de la empresa para influir en la transformación de la empresa.

clip_image001[1] Gestión del riesgo: que identifica, valúa y acciona las soluciones sistémicas para la mitigación del corto plazo.

clip_image001[2] Planeación para la continuidad del negocio y manejo de Crisis: dispone los planes de acción que los diferentes líderes de la empresa tomarán en caso de que un riesgo se realice.

clip_image001[3] Educación continua: que traduce las políticas y estándares en procedimientos, mediciones y entrenamientos para promover Comportamientos Seguros consistentes.

La SIE inicia regularmente con una ampliación de la conciencia, seguido de una etapa de implementación a partir de reglas para evolucionar a un autoconvencimiento individual y posteriormente madurar a una cultura colectiva, donde todos nos cuidamos a todos.

Como consecuencia, el plan SIE trasciende inevitablemente a cada una de las familias de los que integran la empresa o institución, simplemente porque es bueno para generar una cultura de cero accidentes.

UDLAP Consultores ha dispuesto el Diplomado de Seguridad Industrial Estratégica que acompaña al participante a través de casos prácticos presentados por reconocidos ponentes nacionales e internacionales con amplia experiencia en esta materia.

Al final del diplomado SIE, el participante

  • Conocerá su rol como líder.
  • Establecerá las políticas y estándares.
  • Identificará, priorizará y gestionará en forma efectiva los riesgos en operación, distribución y ventas.
  • Tendrá un plan para asegurar la continuidad del negocio.
  • Manejará en forma efectiva la crisis y la información interna y externa, para preservar la reputación empresarial.
  • Integrará exitosamente el equipo multidisciplinario para implantar el SIE y sus indicadores.
  • Tendrá un plan SIE de aplicación inmediata y hasta 3 años.

Los beneficios esperados en operaciones, distribución y ventas:

  • De 30% a 40% de reducción de accidentes en el primer año.
  • De 40% a 70% de reducción en el segundo año.
  • Cerca de cero o cero accidentes en el tercer año.
  • Reducción de ausentismo por lesiones en un 2% y su incremento de eficiencia.
  • Bases consistentes para implementar otras disciplinas dentro de la empresa (por ejemplo: autogestión, calidad y productividad).

¿Cual es el estado final de la SIE?

El compromiso del liderazgo a través de la SIE se traduce en una congruencia entre lo que se establece como política en el ápice directivo y lo que se hace todos los días en todos los niveles de la empresa o institución.

Todos tomamos en cuenta la SIE en cada una de las actividades diarias presentes y futuras. Los esfuerzos está enfocados a continuar previniendo en forma segura desde el diseño, ejecución y evaluación de una nueva práctica. Todos acompañaremos a todos para asegurar comportamientos seguros.

La generación de la autoconfianza organizacional, con el espíritu de lograr lo complejo a través de la participación de todos, permite explorar e implementar este modelo en otras disciplinas.

La cultura hacia cero accidentes resulta en un convencimiento genuino consensuado por todos y practicado por todos en nuestra labor diaria.