descomposicion (2)Armando Cuspinera alumno de segundo semestre de Artes Plásticas presentó el día de ayer, en La Luz de la Nevera, la exposición Descomposición de lo humano.

En palabras del autor, su obra trata acerca de la esencia del ser, de la humanidad y de cómo se ha ido descomponiendo a través del paso del tiempo.

Figuras de arcilla conforman esta muestra en la que podemos reflexionar acerca del origen y fin del ser humano en sus diferentes etapas. ¡No te vayas sin visitarla!

 Hoja de sala

Circunvalar
a propósito de Descomposición de lo humano, de Armando Lobo

Se adormecen en las sombras, adoctrinados por el calor embustero de un sol, de una luz, que deshace los párpados de arcilla. Maquinalmente se rompen: se deslizan cuerpo abajo granitos de oro y retumban en el vacío como aljófares de estaño y cadenas cobrizas que se enredan en la más destellante ausencia.
Sus almas bicéfalas se hielan sobre arena que se difumina en terrazas concéntricas y sus propias plantas amedrentan las curvas ingrávidas de sus mentes. Los llaman las voces; múltiples, graves, felinas, cincuenta y cien, cenicientas revisten al sol de la luna y apagan las luces, borrando las huellas que sus labios preservan.
Sus torsos se deshacen ante huracanes viperinos que se enroscan en la culpa de sus pechos y un circundante laberinto los desdobla, pávidos, en un infierno de frío.
Y sólo así ven el cosmos, ven el sol. Y sólo así olvidan el cosmos, erosionan sus ecos en los muros de una gruta sin bóveda. Siluetas de manos gastadas, revueltos, errantes, formas errantes, formas sin forma, apócrifas gimen.

María Fernanda García Reyes

Descarga el PDF aquí.