El incremento en el uso de “wearables” para mejorar la salud podría tener un impacto en los sistemas de salud pública de todo el mundo.

La tecnología en la salud se está convirtiendo en todo un negocio y empresas como Apple están invirtiendo recursos en este rubro.  A través de dispositivos como su Apple Watch  y AirPods, la empresa está integrando nuevas aplicaciones que le permiten a sus usuarios monitorear sus hábitos de sueño, su ritmo cardiaco, cuidar su salud auditiva y en países como Estados Unidos, incluso envían información y reportes constantes a hospitales y doctores de los usuarios.   

Conoce más en esta cápsula del Mtro. Fernando Thompson de la Rosa, director general de TI en la UDLAP.