“Estamos en el proceso de firmar nuevos jugadores: point guards, combo guard, alas y postes; es cuestión de tiempo”, aseguró el coach de baloncesto Eric Martin, tras ver concluida una temporada más al frente de los Aztecas UDLAP y quedarse exceptivo de lo que pudieron lograr en el 8 Grandes 2020 de la Liga ABE (Asociación de Baloncesto Estudiantil).

Poco a poco se van definiendo las cosas en el deporte mundial universitario y en el caso de México con la decisión de la Liga ABE de cancelar los playoffs de la temporada 2019 – 2020, todos los equipos participantes comienzan a vislumbrar lo que tendrán que hacer para el siguiente año, pues seguramente con la reanudación de las clases vendrán también los entrenamientos. Es por ello que el coach Martin ya trabaja en lo que necesitarán sus equipos para retornar a una nueva temporada, no sin antes un balance de ambos conjuntos durante los meses de competencia.

Del equipo femenino comentó en entrevista que tuvo un gran año, se vieron cosas buenas al interior e incluso, sus expectativas eran llegar con todo y ganar el título. Sobre la escuadra masculina, pese a que no tuvo la gran temporada que esperaba, estaba en zona de calificación y con la emoción de ver qué pasaría. “Había buenos equipos entrando al Ocho Grandes, una temporada completamente nueva y que puede pasar cualquier cosa. Estábamos seguros de que podríamos vencer a cualquier equipo con el que jugáramos”, afirmó el entrenador de la Ráfaga Verde.

Sobre el hecho de la suspensión de lo que restaba de temporada regular, Eric Martin dijo que fue el fallo más seguro para todos, pues no vio forma de cómo se podría terminar con las alertas por el virus. “Lo más importante es la salud y seguridad de los estudiantes atletas, entrenadores y todos los involucrados. Aunque extraño el baloncesto y estar con mi equipo, creo que esta fue la mejor decisión”.

Ahora, adelantó el entrenador, se está trabajando arduamente desde casa para reclutar a nuevos jugadores para la próxima temporada. Los cuales incluyen a siete miembros, una combo guard para la quinteta femenil y dos point guards, otro par de alas, además de una dupla de postes. “Es difícil lograr que los jugadores estén aquí para verlos cómo están físicamente, pero los hemos estado reclutando durante años y ahora sabemos lo que pueden hacer”, argumentó.

Cabe reconocer lo hecho durante la temporada concluida por parte de Ángel Peralta, pues con sus actuaciones dentro del Gimnasio Morris Moe Williams y en varias partes del país, consiguió ser distinguido por la propia liga en el Top 5 de rebotes con promedio de 10.1; el Top 5 de valoración con índice de 668 y ser líder de robos con 3.1 por partido.