Las competencias TIC del profesorado de educación básica en tiempos de pandemia

 

Dra. Claudia María Ramírez Culebro

Directora académica del Departamento de Ciencias de la Educación

claudia.ramirez@udlap.mx

La pandemia del COVID-19 provocada por el virus SARS-CoV-2 fue registrada en China por la Organización Mundial de la Salud como una epidemia regional que se diseminó con rapidez por todo el planeta. El impacto provocado por el virus a nivel global aún está en proceso, pero el daño causado a la humanidad es un hecho sin precedentes.

El primer reto del ser humano ante esta situación es proteger su integridad física y asegurar su supervivencia; el segundo, encontrar nuevas formas de enfrentar la realidad a pesar de las condiciones adversas que se viven actualmente.

La crisis es evidente en todos los ámbitos: político, económico, social; particularmente, en el sector educativo. El confinamiento por la emergencia sanitaria ha creado la necesidad de que profesores y estudiantes establezcan comunicación a través de medios digitales para dar seguimiento a los procesos de enseñanza-aprendizaje. Un gran porcentaje de la comunidad docente –especialmente de educación básica– no cuenta con las herramientas digitales para continuar su trabajo educativo a distancia, por tanto, no tiene las competencias en el manejo de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) para impartir sus cátedras a través de estos medios, que van más allá de su manejo técnico, incluyendo aspectos pedagógicos, desarrollo profesional, organización, ética y ciudadanía digital. Esta necesidad obliga a los profesores a tomar cursos básicos en TIC propuestos por la Secretaría de Educación Pública en alianza con empresas privadas como Google for Education y YouTube; aprender en forma autodidacta, o bien, ante la carencia de equipos de cómputo, agudizar su creatividad para establecer un vínculo de comunicación y dar continuidad a las acciones educativas. Si bien el interés del docente de educación básica por capacitarse en TIC no era generalizado, ahora y frente a la pandemia se ha creado la urgente necesidad de aprender y fortalecer las habilidades en este campo.

Es importante señalar que la formación en TIC en las escuelas normales es prácticamente reciente por lo que las generaciones de maestros con mayor antigüedad en el nivel básico enfrentan más dificultad para desarrollar estas competencias y adaptarse a esta forma de comunicación virtual.

La exigencia del trabajo educativo a distancia obliga un cambio de rol en los profesores en relación con el uso de la tecnología y con el diseño e impartición de la enseñanza. Este es un reto que enfrentan muchos maestros, pero la actitud positiva con la que asumen su responsabilidad de actualizarse es digna de valorar.

Por todo lo anterior, resulta necesario propiciar espacios para la formación docente en este rubro, incorporar el uso pedagógico y didáctico de las TIC, y dotar a las escuelas de equipos tecnológicos suficientes y adecuados.

 

Compartir