ambulante2

En el marco de la gira de documentales Ambulante 2013 y sus proyecciones en el foro de Capilla del Arte, compartimos el texto de Saray Ibáñez, estudiante de Sociología y prestadora de Servicio Social en el mencionado espacio cultural de la UDLAP.

Las funciones de Ambulante 2013 tendrán lugar todas las noches a las 7:00 p.m., desde el viernes 1° hasta el jueves 6 de marzo de 2013 (excepto el lunes 4) en Capilla del Arte (2 Norte 6, Centro Histórico de Puebla). La entrada es libre. Para consultar los documentales proyectados en cada función, los interesados pueden ingresar a la sección de Eventos de la página www.facebook.com/CapilladelArte

A lo largo del tiempo el ser humano ha tenido la necesidad de dejar evidencias sobre su vida, ya sea por medio de pinturas, esculturas o escritos que han resistido durante siglos. Si bien es cierto que la imprenta y la fotografía fueron los inventos más importantes para que el hombre pudiera plasmar de manera exacta su entorno, el avance de la tecnología permitió la reconstrucción visual del pasado. De esta forma, el cine se ha convertido en uno de los inventos más representativos de la vida real y ficticia. Sin embargo, la industria cinematográfica se ha convertido en un negocio colmado de luces que sólo busca obtener grandes ganancias, olvidando el impacto social que ejerce sobre la población.

En otras palabras, el cine se ha convertido en una herramienta de control social que impone apariencias y actitudes que crean en el espectador percepciones imaginarias y erróneas sobre sí mismo y sobre otros. Ahora bien, esas realidades inventadas nos hacen construir imágenes estereotipadas de personas y lugares. En estos casos, podría parecer que los cineastas son los culpables, pero no es así, ya que de acuerdo al sociólogo alemán Niklas Luhmann “la realidad ficticia y la realidad real quedan claramente diferenciadas, y le corresponde a cada individuo, en relación a su identidad, determinar lo que escoge”.

Aunque el séptimo arte ha perdido su esencia debido al desarrollo y competencia del mercado, aún quedan modalidades cinematográficas que buscan reunir y mostrar acontecimientos reales y trascendentales que han ocurrido a lo largo de la historia de la humanidad. Este es el caso del cine documental, el cual se ha transformado en un clásico de las investigaciones y en un importante documento histórico.

Aunque el cine documental no es tan reciente como parece, es innegable el auge que está adquiriendo debido a la difusión por parte de los medios de comunicación. A pesar de ello, el documental sigue teniendo problemas de apreciación, considerándose tedioso y sin sentido. Pero, ¿qué es un documental? Un documental es aquella cinta que nos cuenta hechos pasados y/o actuales, que contribuyen a una mejor compresión de nuestra situación social, es decir, es un complemento que contribuye a contextualizar acontecimientos históricos y políticos. Trabaja con fotos o sonidos que pertenecen a períodos pasados, pero el principal elemento con el que apoya su investigación es la memoria del hombre. El documenta es, un documento informativo y didáctico.

A diferencia de las películas hollywoodenses, este tipo de cintas huyen de la ficción, presentando así una gran variedad de contenidos, que van desde la vida de músicos, cineastas y filósofos hasta reflexiones sobre la sociedad. El documental nos muestra las transformaciones sociales, teniendo como esencia principal la fidelidad del ambiente natural.

A pesar de que los documentales han tenido poco apoyo por parte de la industria establecida, el documental en México ha logrado abrir espacios para su distribución y exhibición. Festivales y giras de documentales son desde hace algunos años los principales promotores de este tipo de films. Un claro ejemplo de ello es Ambulante, el cual se ha encargado desde 2005 a difundir el cine documental nacional e internacional, el cual viaja por diferentes partes del país con la finalidad de crear una sociedad crítica, participativa e informada, buscando así abrir nuevos canales de expresión y reflexión en México y el extranjero. Es por ello que Ambulante es una gira designada a desafiar límites ideológicos, reinventando el pasado y creando diversas formas de observar la realidad.

SARAY IBÁÑEZ, 27 de febrero de 2013.

La octava edición de la gira de documentales Ambulante es producida por Canana, casa productora de Diego Luna y Gael García.