Foto Boletin 279-1

“Aunque actualmente existan reformas y políticas públicas que traten de erradicar la explotación infantil las cifras no mienten”, indicó en entrevista en Dr. Alejandro Ramírez, decano de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad de las Américas Puebla, quien indicó que no únicamente se ha convertido en una práctica común contratar infantes para trabajar, sino que además lo hacen en condiciones difíciles poniendo en riesgo su vida.

“Las condiciones de rezago y pobreza extrema han orillado a las familias a poner a trabajar a sus hijos en diferentes actividades como la minería, agricultura, servicios domésticos o explotación sexual, lo cual los ata a un sistema de semiesclavitud ya que muchas veces viven en el mismo lugar donde trabajan y donde la paga, si es que la hay, únicamente cubre sus alimentos”, indicó el Dr. en Derecho por la Universidad de Navarra, España.

Otro tema preocupante, es que de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, en el mundo hay  52 millones de niños hasta el año 2011 en edad escolar que   no acuden a la escuela, lo que ha orillado a diferentes organizaciones a indagar qué tipo de actividades realizan al no tener la oportunidad de tener una educación digna y cuyo derecho está respaldado en el marco constitucional.

“En México hay una serie de programas, propuestas y políticas públicas que tratan de mejorar esta situación, sin embargo, ante tal escenario el problema no se resuelve con eso, ya que la gran mayoría de los derechos se violan porque no se conocen, al dar a conocer las leyes que tutelan los derechos de la infancia la demanda de abusos surgirá de forma consiente, siendo el principio primordial de los niños lo que nos obligue siempre a tratar de buscar la secundación de estos”, indicó el catedrático de la UDLAP.

El también especialista en Derechos Humanos señaló, que de acuerdo con información de la Organización de las Naciones Unidas, en 2002 se inició la Campaña del Milenio de las Naciones Unidas que apoya e inspira a la gente de todo el mundo a tomar medidas en apoyo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que abarcan desde la reducción a la mitad de la pobreza extrema, hasta la detención de la propagación del VIH/SIDA y la consecución de la enseñanza primaria universal para el 2015, constituyendo un plan convenido por todas las naciones y todas las instituciones de desarrollo más importantes a nivel mundial. “Los objetivos han reavivado esfuerzos sin precedentes en lo relativo al abuso sexual y otros delitos que pudiesen estar vinculados a formas contemporáneas de esclavitud o de servidumbre”.

El Dr. Ramírez invitó a participar activamente en los esfuerzos que se están realizando en el país, cobrar consciencia y conocer la realidad de la inserción de la niñez en el trabajo y sus repercusiones en el rezago educativo, difundiendo sus derechos y exhortando al gobierno a enfocar sus políticas en el bienestar de la infancia.