“Necesitamos estar invirtiendo en nuevos procesos de manufactura y nuevas formas de hacer las cosas, lo que también implica invertir de manera permanente en el talento de nuestra gente, el conocimiento, la experiencia y sus competencias. Al mismo tiempo la multiculturalidad es importante, el poder trabajar con diferentes culturas, nacionalidades e idiomas en diferentes partes del mundo, esto también es un reto importante y se vuelve fuente de valor agregado y que, no todas las empresas mexicanas están preparadas o dispuestas a hacerlo”, explicó Jesús Rascón Celma, egresado de la Licenciatura en Ingeniería Mecánica de la Universidad de las Américas Puebla.

Aunado a esto, explicó que: “como empresa el principal valor añadido es la capacidad de poderse vincular y hacer que las empresas clientes trabajen y puedan operar de manera natural con nosotros, que nos podamos insertar como parte de su ecosistema y que la interacción a sus diferentes niveles y funciones se dé de la manera más natural posible, ese es uno de los grandes retos y a la vez oportunidades que hay para las empresas mexicanas”.

Hoy, Jesús Rascón Celma se encuentra a cargo de su propia empresa Unicar Plastics, la cual, con 17 años de fundada, se dedica a la manufactura de autopartes, “tenemos la fortuna de tener dos personas trabajando en China y otras dos en Alemania, de ellos dos son egresados de la UDLAP de Ingeniería Industrial y Mecánica, realizando un muy buen trabajo y teniendo oportunidad de desarrollo en el extranjero, ya no es necesario trabajar para una empresa extranjera, las mexicanas cada vez están mejor posicionadas en las cadenas de suministros y permite que se encuentren oportunidades para desarrollarse y ganar experiencia trabajando en el extranjero” declaró.

Por otro lado, comentó que, para los futuros egresados de una ingeniería, existe un amplio campo de trabajo en áreas de especialización, como el desarrollo del producto, de procesos de manufactura, administración de las operaciones, desarrollo de sistemas y procesos de calidad, proyectos para la mejora de la productividad y las operaciones, el montaje de plantas, por mencionar algunos. “Me parece que México siendo un centro de manufactura importante en Norteamérica ofrece oportunidades para incorporarse en empresas tanto transnacionales como mexicanas y encontrar oportunidades para desarrollar y aprender cosas a lo largo de la carrera y oportunidades para poderse desarrollar en el extranjero” explicó.

“La Universidad de las Américas Puebla es mi alma mater y afortunadamente a lo largo de mi carrera profesional, que se extiende ya a poco más de 30 años, he tenido la manera de estar vinculado. Me parece que hoy la UDLAP no sólo permite y favorece que los alumnos tengan una participación destacada con las empresas nacionales e internacionales, también somos muchos egresados trabajando con éxito en diferentes empresas, lo que hace que haya una comunidad viva y que con mucho orgullo representa los valores e ideario de la universidad”, finalizó.