Internet antes de las redes sociales fue un mundo donde era posible navegar en la red y utilizar salas de chat de manera anónima; donde fácilmente podrías obtener una identidad falsa sin dejar rastro de las actividades que realizabas en línea.

Hoy en día, parece cada vez más difícil separar el mundo digital del mundo real y es prácticamente imposible tener actividad en línea sin dejar rastro. Con cada interacción, cada clic, cada vez que visitamos una página, estamos dejando un rastro que permite saber cuánto tiempo pasamos en una red social, cuál es el tipo de contenido que nos gusta más e incluso, cuáles son los hábitos de nuestro día a día. A veces, las plataformas digitales parecen conocernos más que nosotros mismos.

Conoce más acerca del tema de privacidad en línea en esta cápsula del Mtro. Fernando Thompson de la Rosa, Director General de TI en la UDLAP.