alimentos udlap

Por José Ángel Guerrero Beltrán

Depto. Ing. Química, Alimentos y Ambiental

Como en muchas áreas, existen tendencias del momento o “modas”, si así pudieran llamarse. Actualmente está de moda el consumo de “antioxidantes” en cualquiera de las presentaciones que el comerciante le ofrezca al consumidor, sepa este o no lo que en realidad está consumiendo porque se lo ha ofrecido una amiga, un médico o un conocido porque es muy bueno para la salud. Sin embargo, de nuevo volviendo a la moda de los “antioxidantes” éstos se consumen cotidianamente sin que el consumidor este consciente de ello.

No solo los “frutos” rojos (ej. arándanos, con los que la mayoría estamos familiarizados) y sus productos contienen antioxidantes; todos los frutos rojos y morados los contienen en mayor o menor grado y aun otros como los anaranjados y amarillos, así como los frutos secos y hierbas aromáticas de uso culinario. Los antioxidantes también se encuentran en las hortalizas de todos los colores: rojos, anaranjados, amarillo y ¡aun los verdes!

Que tal, ¿no es esto sorprendente? Por supuesto que lo es, el gran inconveniente es el bajo consumo de frutas y hortalizas, preferentemente en estado fresco, para que estos compuestos químicos benéficos para la salud, los antioxidantes, lleguen a donde deben llegar: al organismo y cumplan con sus objetivo: reducir la cantidad de radicales libres que pudieran ser un riesgo para la salud produciendo algunos disturbios en el funcionamiento de los sistemas del organismo y degeneración de células.

Es así que es recomendable el consumo de frutas y hortalizas frescos y, o procesados para proporcionarle al organismo esos pequeños beneficios que pudieran ayudar a una mejor calidad de vida que, aunque en pequeñas cantidades, pudieran hacer la gran diferencia entre el estar bien y estar mejor. Finalmente, el consumo de antioxidantes no es una “moda”, es una necesidad de por vida para el humano. Aliméntese bien.